Otros Columnistas
Columnista

¿Predecible o impredecible?

Trump ha instaurado políticas económicas que coinciden más con la visión del Partido Demócrata y que causan sorpresa entre sus aliados.

Otros Columnistas
POR:
Otros Columnistas
enero 03 de 2019
2019-01-03 08:00 p.m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/04/05/5703e5663d293.png

En EE. UU., usualmente, el Partido Republicano ha ganado elecciones con una plataforma conservadora en lo económico, y más abierta y liberal en lo social. Esto, así se concebía en el pasado, coincidía con la mayoría y las bases del electorado de esa coalición. El actual presidente no coincide con esas premisas.

Donald Trump ha instaurado políticas económicas que coinciden mucho más con la visión del Partido Demócrata y ha causado sorpresa entre sus aliados, en especial, en el empresariado. 

Los principales aspectos se relacionan con un nacionalismo que cuestiona los acuerdos de libre comercio e impone aranceles a los productos de China y la Unión Europea, entre otros.

Las grandes empresas se vieron afectadas por la guerra comercial, dado que aumentó el costo de los insumos importados y está impactando el volumen de las exportaciones.

A su vez, en contra de la filosofía conservadora, la política económica de la actual administración está caracterizada por una expansión fiscal para solventar las inversiones del Gobierno.

Frente a este gasto, la banca central ha decidido aumentar los intereses, lo que ha suscitado una fuerte reacción del presidente Trump, acusando a la FED de ser la potencial causante de una reducción de las tasas de crecimiento y de lo que podría ser una recesión a futuro. Y como en el pasado, esta vez la oposición demócrata se opone al presupuesto presentado por el gobierno de Trump.

Pero no solo en lo económico, la política de la actual administración ha sido poco fiel a los precedentes republicanos. En sus recientes decisiones, Trump ha apostado por retirar las tropas de Siria y Afganistán.

Eso resultó en una fuerte disputa con el Ministro de Defensa, cuya renuncia solicitó el presidente de inmediato. El retiro de tropas, de nuevo, es mucho más cercano a la visión demócrata de una política exterior basada en menor uso de la fuerza militar. En ese sentido, las declaraciones de Trump han causado estupor, y dejan, particularmente en Siria, el camino abierto para la dominancia de Rusia y el apoyo al régimen de Assad y su política de violencia contra la oposición interna.

A esto, se suma que se ha actuado contrario a una política de respeto y protección por los derechos humanos. Estados Unidos, más interesado en sus intereses económicos y militares, ha apoyado a regímenes con complicidad en contravenciones por la integridad de los derechos humanos. Como ejemplos, el caso del acercamiento a Corea de Norte y la defensa de Arabia Saudí. Y, una relación de amor y odio con Rusia.

En lo social, por el contrario, Trump ha mostrado una visión extremista, poco basada en las credenciales republicanas del pasado reciente. Su política inmigratoria, y en especial el famoso muro en la frontera con México, no se relacionan con la apertura histórica de la Unión Americana. Y su exclusión y claro irrespeto verbal a las minorías, son señales de una postura radical, muy diferente a la tradición de EE. UU., independiente del partido gobernante.

Muchos dirán que Trump es impredecible y que su política es contraria a la filosofía de su partido. Pero, la verdad, ha sido consistente con sus promesas de campaña y fiel a sus convicciones, expresadas en reiteradas oportunidades.

En ese sentido, más que impredecible, ha sido predecible. El problema es que nadie lo creyó y que, en su mismo partido, se han sorprendido de que sus visiones, muchas opuestas a la tradición republicana, las haya convertido en programa de gobierno.

Rafael Herz
Vicepresidente Ejecutivo de la ACP
rherz@acp.com.co

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado