Otros Columnistas
columnista

Por el cuidado y el cuidador

En esta triste coyuntura hay que apoyar todas las medidas que den con los responsables del atentado a la Escuela General Santander.

Otros Columnistas
POR:
Otros Columnistas
enero 30 de 2019
2019-01-30 09:45 p.m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/04/05/5703e5663d293.png

Más allá de la tristeza, el atentado a quienes se están formando para garantizar la seguridad de los colombianos, me trajo a la memoria la terrible imagen de la criminal ruta de hacernos sentir más desprotegidos, cuando en el pasado vivimos la orden mafiosa de pagar por policía muerto. Momento crítico, pensé: estamos ante la urgencia de no dejarnos arrastrar de nuevo por los violentos hacia la desesperanza.

Esta fue mi primera reacción emocional-racional, al recibir la noticia del atentado a la Escuela de Cadetes General Santander.

Más tarde reflexioné que se trataba además de jóvenes humildes con grandes sueños. ¡Los homicidios crecientes de nuestros jóvenes en muchos barrios, llegando también al corazón de nuestras instituciones de formación! y me dije: por qué no ir más allá de la indignación y pensar en, ¿cómo ayudar a cuidar a nuestros jóvenes, los de la policía y los de los barrios? ¿Cómo crear condiciones estructurales, para que entre ellos armen “combos por la vida” con el apoyo de todos?

Por qué no generar y respaldar iniciativas surgidas de los barrios mismos, dándoles un apoyo creciente desde la academia, organizaciones de la sociedad civil e internacionales, para acompañar a la policía desde dos perspectivas: fortalecimiento de su papel de cuidador y de su cuidado. Cuidado del Cuidador, como un hábito ciudadano de respeto y apoyo al bienestar de ese también ciudadano, con una responsabilidad muchas veces si horarios y solitaria. Alguien en un encuentro vivencialmente lo expresó: cómo entender qué siente y qué necesita ese cuidador que no llega a la primera comunión de sus hijos, ni a hacer las tareas con ellos.

Estamos convencidos de que una buena Policía es definitiva para nuestro desarrollo como sociedad y obviamente para defender el más preciado bien: la vida, Necesitamos una institución fuerte avanzando más rápido hacia una fuerza que nos acompaña y que a su vez acompañamos. Una buena ruta para materializar estas intenciones sería que la Policía aceptara crear Comités de Apoyo en cada ciudad, con representantes de universidades, centros de estudio, fundaciones empresariales y medios, que le ayuden a reflexionar sobre cómo mejorar sus modelos organizacionales y de gestión, al mismo tiempo del bienestar y del talento humano. Y sobre formas innovadoras de relacionamiento con las comunidades, buscando el mejor aprovechamiento del tejido social para mejorar la seguridad y la convivencia como responsabilidad compartida.

En esta triste coyuntura hay que apoyar todas las medidas que den con los responsables del terrible hecho para que se haga la debida justicia.

Y por supuesto, de muy diversas formas y desde todos los lugares, manifestar toda la solidaridad con la policía y las familias de las víctimas. Pero también es necesario ir más allá, enviando un mensaje contundente a los terroristas y las mafias sobre la disposición de la ciudadanía de unirnos a la policía de manera más profunda, para trabajar en una perspectiva de fondo: dejarlos sin espacios sociales para su accionar, porque se encuentran frente a un trabajo sólido de juntos por la vida, entre la ciudadanía y las fuerzas del orden.

Rafael Aubad
Presidente de Proantioquia

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado