Otros Columnistas
columnista

Llamado a la tolerancia desde el cine actual

‘Green Book’, de manera constructiva y humana, hace ver que los seres humanos tenemos más que compartir que
lo que nos separa.

Otros Columnistas
POR:
Otros Columnistas
marzo 28 de 2019
2019-03-28 09:10 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/04/05/5703e5663d293.png

Estos son momentos en los que un terrorista, haciendo alardes de su ideología de extrema derecha y citando a varios políticos, incursiona en una mezquita en Nueva Zelandia, matando a decenas de feligreses, muchos de ellos niños. El año pasado, bajo la misma ideología, se llevaron a cabo varios atentados en Estados Unidos.

Pero, estos son también momentos, en los que las películas más premiadas de Hollywood hacen llamados expresos a la tolerancia y al respeto a la diferencia.

Así, se premiaron películas que resaltan la equidad de género, como la cinta Good Wife, o a el rol de minorías étnicas en un convulsionado hogar del México de los años 70, como la cinta Roma. Pero sobre todo, y después de muchos años en que se haya cuestionado la inclusión de los afroamericanos en las premiaciones, dos películas resaltan este año.

Una, es Green Book, la historia de un italo-americano que, por dificultades laborales, se convierte en el conductor de un músico negro, haciendo una gira en el marco del profundo racismo del sur de Estados Unidos en los años 60. Durante este viaje, entiende que son más las cosas en común que las diferencias. Más aún, lo que inicia con una desconfianza mutua entre el blanco de clase media baja y el afrodescendiente de clase media alta, invirtiendo los ‘clichés’, se convierte en una amistad caracterizada por lealtad y apoyo.

La otra, es BlackKlansman. Esta cinta del aclamado cineasta Spike Lee, cuenta la poco probable historia de cómo un afroamericano (a través de llamadas telefónicas) y un judío (que lo sustituye cuando son encuentros presenciales) se infiltran en el Klu Klux Klan en la época del presidente Nixon. Las dos minorías a las que esta organización de fanáticos racistas le declararon la guerra (y aún continúan haciéndolo), se unen para investigar sus acciones criminales, que en últimas logran evitar.

En esta época de intolerancia, extremismos y fanatismo, que han resultado en un incremento del terrorismo, bajo el manto de la supuesta superioridad y la exclusión, estas dos películas hacen un llamado a la unión y comprensión. Con humor fino, y como documentales históricos de ficción, describen que la historia de Estados Unidos no se puede olvidar, y sobre todo no se debe repetir. En ambos casos, son alianzas poco probables que resultan en desenmascarar y combatir el racismo, y logran construir una visión optimista hacia el futuro. Ojalá así sea.

Una nota preocupante fue que algunos, entre ellos el mismo Spike Lee, cuestionaran que Green Book, escrita y presentada desde la perspectiva de un blanco, haya ganada el premio a mejor película en los óscares. Hubo artículos que señalaron que esa perspectiva era superficial y no contaba la realidad de la situación racial. En estos momentos, esa posición es poco comprensible por el mismo llamado a hacer frentes comunes frente al resurgimiento del racismo y antisemitismo en la Unión americana. La película, de manera constructiva y humana, hace ver que los seres humanos tenemos más que compartir que lo que nos separa, y que la solidaridad y comprensión son la llave para combatir la intolerancia y la exclusión.

En ese sentido, se le debe dar un aplauso de a ese tipo de películas, precisamente en el marco del llamado a la tolerancia que tanto se requiere en el mundo actual.

Rafael Herz
Vicepresidente de la ACP

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado