close
close
Otros Columnistas
columnista

Residuos sólidos urbanos: ¿Estudios de factibilidad?

Se necesita regulación moderna que incentive el manejo apropiado de residuos y sea coherente con la economía circular. 

Otros Columnistas
POR:
Otros Columnistas
noviembre 29 de 2021
2021-11-29 10:57 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/04/05/5703e5663d293.png

La toma de decisiones de los proyectos para el tratamiento y aprovechamiento de los residuos sólidos urbanos, deben partir de los estudios de valorización y de la factibilidad técnica, económica, financiera y ambiental, para crear valor.

Las decisiones, sin estudios, enturbian la transparencia de dichos procesos y afectan la credibilidad y la confianza de las directivas de las empresas encargadas de su manejo, y de los gobernantes locales por la destrucción de valor que causan con los recursos públicos. La responsabilidad debe ser asumida por las personas que toman tales decisiones y no los usuarios con mayores tarifas, o impuestos para los ciudadanos (transferencias de la nación) para cubrir determinaciones equivocadas.

El manejo de los residuos sólidos (independientemente de su tratamiento y aprovechamiento) va a requerir sitios de disposición final, como los rellenos sanitarios.

Con la política de economía circular se espera un decrecimiento en la generación de los residuos urbanos y en consecuencia una menor cantidad para su disposición final. La mayoría de los rellenos, en Colombia, no realizan la cobertura de las celdas diarias de disposición, con tierra (compactada) sino con material plástico temporal, donde las lluvias afectan la operación y estabilidad de los rellenos. De su construcción depende que funcionen como ‘reactores anaeróbicos’, cuyos gases pueden ser aprovechados como ‘bioenergía’. Para la toma de decisiones debemos entender las experiencias en otros países. En los EE. UU. y Europa, están desincentivando el uso de los incineradores, de residuos sólidos, con generación de energía por los impactos ambientales negativos (gases tóxicos), la baja eficiencia para generar energía (altos costos por kWh), y por las frustrantes experiencias por las cargas financieras. Los incineradores se consideran que van en contra de la política de la economía circular, puesto que no incentivan la reducción de generación de residuos, dado que requieren un mínimo de cantidad y calidad de residuos para su funcionamiento.

En Colombia, la puesta en marcha de la planta generadora de energía a partir de la incineración de los residuos sólidos, en San Andrés Islas, no es clara su viabilidad por la cantidad y calidad de los residuos generados y por la limitada capacidad de pago de los usuarios. Su reducida producción de residuos puede requerir, en un futuro, la importación del continente para mantener el sistema; como ocurre en Suecia que importa basura de Noruega.

La ciudad de Bucaramanga no puede ser inferior con el manejo de sus residuos, pues tiene la posibilidad de tomar decisiones responsables con la puesta en marcha de un nuevo relleno sanitario, y con estudios de valoración de residuos, de factibilidad del tratamiento aprovechamiento, que estén acordes con la capacidad de pago de los usuarios.

Se necesita una regulación moderna que incentive el manejo apropiado de estos residuos y sea coherente con la política de la economía circular. Podemos convertir los problemas en oportunidades, para crear valor, en beneficio de la sociedad.

Jaime Salamanca León
Exdirector CRA.
jaimesalamanca@e2iproyectos.com

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes