close
close
Otros Columnistas

Tributaria, con las regiones

En Colombia los ingresos territoriales sólo representan 3,51%, mientras que en los demás países miembros de la Ocde es del 10,2%.

Otros Columnistas
POR:
Otros Columnistas
agosto 30 de 2022
2022-08-30 10:15 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/04/05/5703e5663d293.png

En la década de los ochenta, Colombia inició un proceso de descentralización política, administrativa y fiscal, con el objetivo de modernizarse y articular la economía entre las regiones, esta transformación ha sido fundamental para la construcción, desarrollo y progreso del país. Sin embargo, luego de cuarenta años, persiste una tradición centralista en el recaudo tributario, lo cual ha incrementado los problemas de financiación en los departamentos, distritos y municipios, obstaculizando la ejecución de sus políticas sociales.

Al analizar la composición y estructura fiscal nacional, se observa que los ingresos de los departamentos y municipios son altamente dependientes de las transferencias del Gobierno Central. Para el año 2019, el 45% de los ingresos territoriales provinieron de transferencias, el 28% de ingresos tributarios propios y un restante por concepto de regalías. En términos del PIB, estos datos resultan preocupantes, puesto que en Colombia los ingresos territoriales sólo representan 3,51%, mientras que en los demás países miembros de la Ocde es del 10,2%.

En vista de lo anterior, en el 2020 se dio a conocer el informe de la Comisión de Expertos del Sistema Tributario Territorial, con el fin de mejorar dicho sistema y maximizar el potencial del recaudo. Dentro de sus principales conclusiones y recomendaciones se reconoció la obsolescencia de las leyes de la estructura tributaria nacional, en vista que éstas no son acordes a la realidad económica actual. Igualmente, se sugirió fortalecer la gestión de las entidades encargadas del procedimiento tributario territorial, pues las secretarías no cuentan con la misma estructura de fiscalización y gestión con la que cuenta el gobierno nacional a través de la Dian. Otro elemento a tener en cuenta es la redefinición del Impuesto de Industria y Comercio (ICA), el cual representa cerca del 36% del recaudo territorial. Y, se aconsejó acoger este informe en la próxima reforma tributaria.

En este sentido, resulta fundamental priorizar la implementación de estas recomendaciones con la finalidad de potencializar las regiones aprovechando las características propias de cada una, permitiendo así, que aporten eficientemente al crecimiento y desarrollo. Pese a que el camino será difícil de recorrer debido a los altos niveles de corrupción y contrabando existentes, es necesario que cada una de las regiones cuente con los incentivos y mecanismos necesarios para seguir construyendo un país productivo y competitivo.

Es el momento oportuno de iniciar una reforma tributaria estructural que garantice estabilidad jurídica y económica, eliminando la multiplicidad de impuestos que generan controversias y erogaciones en los contribuyentes, ocasionando fragmentaciones al momento de determinar el marco tributario territorial. Si no se tienen en cuenta a las regiones, ¿serán suficientes los recursos para atender sus necesidades?

Rosmery Quintero Castro
Presidente Nacional de Acopi

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes