Otros Columnistas
Columnista

Un futuro para el olvido

El país reclama un consenso más profundo sobre el rumbo de la nación, en aspectos como la adopción de una estrategia anticorrupción. 

Otros Columnistas
POR:
Otros Columnistas
septiembre 13 de 2021
2021-09-13 10:22 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/04/05/5703e5663d293.png

En estos últimos tres años América Latina se ha movido de manera pendular entre la pandemia y la indignación. En medio de este panorama, los responsables de las políticas públicas se han visto obligados a replantear su accionar frente a la pérdida de sintonía entre las percepciones de la gente y las decisiones de quienes hoy ostentan cargos de representación política.

Pero no se trata solo de un asunto de percepciones. Los datos ‘duros’ son contundentes. De acuerdo con las cifras de la Cepal, en el primer año de la emergencia sanitaria, América Latina aumentó en 22 millones el número de pobres, con una tasa de incidencia de pobreza del 33,7%, que le representó un retroceso de 12 años en este indicador y su consolidación como la región más desigual del mundo. Colombia, por su parte, con un total de 2 millones de personas que regresaron a la pobreza, experimentó un retroceso de 8 años, sobre la base de una incidencia superior, de 37,5%, muy por encima de Chile (10,9%) y Perú (21,9%) con quienes comparte desafíos institucionales. El retorno a esta realidad le representa a Colombia tener que disputarse hoy con Brasil el penoso honor de ser el país más desigual del continente.

No resulta gratuito que las percepciones y las realidades de la gente hayan coincidido en esta coyuntura para expresarse en la movilización social, especialmente en Colombia, donde el deterioro de algunos indicadores sociales ha sido más acentuado. Y en este contexto, resulta evidente que las aproximaciones convencionales a las políticas públicas, desde la arrogante ‘tiranía del mérito’ o desde populismos fracasados, hacen parte del inventario de un futuro inviable.

En esta perspectiva, los esfuerzos del ministro de Hacienda, José Manuel Restrepo, por construir consensos alrededor de la reforma tributaria, a través de encuentros con actores políticos, económicos y sociales en las regiones del país, resultaron auspiciosos porque atendieron las demandas ciudadanas por una política fiscal solidaria, austera y eficaz.

No hay duda, sin embargo, que después de estos meses turbulentos, el país reclama un consenso más profundo sobre el rumbo de la nación, en aspectos como la adopción de una estrategia anticorrupción con el respaldo de toda la sociedad; la creación de condiciones para una paz duradera, sin más adjetivos ni dilaciones; la reconstrucción del proceso de descentralización para superar las profundas inequidades territoriales; la continuidad de una política industrial y de exportaciones que ponga a las mipymes en el centro de las estrategias productivas; el diseño de una robusta agenda medioambiental y de desarrollo sostenible; y la priorización de la cobertura y la calidad de la educación como grandes palancas de equidad intergeneracional.

Tengo la convicción de que estos temas, que ahora hacen parte del debate electoral, son pilares fundamentales para construir un futuro viable. Ese sí para el recuerdo.

Saúl Pineda Hoyos
Exviceministro de Desarrollo Empresarial.

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes