Otros Columnistas
coyuntura

Una obligación que nos hará más competitivos

El próximo 15 de junio, el primer grupo de obligados en el calendario definido por la Dian tendrá que comenzar a facturar electrónicamente.

Otros Columnistas
POR:
Otros Columnistas
junio 09 de 2020
2020-06-09 05:00 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/04/05/5703e5663d293.png

La fase más esperada de la implementación masiva de la factura electrónica en Colombia ha empezado. El próximo 15 de junio, el primer grupo de obligados en el calendario definido por la Dian tendrá que comenzar a facturar electrónicamente. Un paso que no tiene vuelta atrás y que ayudará a aumentar el beneficio de las empresas, y las hará ser más competitivas y robustas financieramente. Este cambio aportará a las compañías una mayor eficiencia gracias a la automatización de procesos y la reducción de costes.

La entrada en vigor de la nueva Resolución abre un nuevo camino a la factura electrónica en el país. Hemos dejado atrás dos años de incertidumbre y, esta vez sí, tenemos un calendario de obligados mucho más claro y firme. Según las últimas cifras facilitadas por la Dian, cerca de 130.000 contribuyentes se han dado de alta como facturadores electrónicos, y se espera que en los próximos meses esta cifra se eleve hasta los 400.000. Esto es un claro indicador de que la masificación de la factura electrónica comenzó en Colombia.

No obstante, como en todos los caminos que aún están por recorrer, encontraremos algunas dificultades. A pesar de que la factura electrónica tiene un largo recorrido en Colombia, parece que sigue siendo desconocido, para algunas empresas, el verdadero impacto de este cambio. A día de hoy, son muchas las compañías que ven en la facturación electrónica sólo una obligación con la Dian, sin percatarse, que el enfoque positivo le traerá más ventajas a su negocio: dinamizar la relación con sus clientes y proveedores en la facturación de las ventas y las compras, normalmente ancladas en el papel y en tareas manuales, o beneficiarse de mecanismos de financiación más accesibles, por poner dos sencillos ejemplos hacen que las empresas sean más competitivas y, en muchos casos, más rentables.

La diferencia entre emitir facturas por obligación a transformar sus procesos implica contar con el asesoramiento de un proveedor con experiencia, además de estar autorizado por la Dian. Una de las misiones principales de un proveedor de facturación es guiar y acompañar a los clientes y a sus socios en todo el proceso, con el objetivo de contribuir a la mejora del negocio.

No cabe duda que la apuesta del país con el apoyo de la factura electrónica es clara: transformar el proceso tributario, digitalizar las relaciones de negocio y dar acceso a nuevas fuentes de financiación plantean un panorama en Colombia muy alentador. Ahora sí que Colombia debe demostrar que está a la altura de otros países de la zona que ya han pasado esta etapa hace más de una década.

Alberto Redondo
CMO de SERES para Ibéria y LATAM

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes