Alfonsín: in memoriam

Alfonsín ayudó a superar el recelo con Brasil y contribuyó a crear Mercosur, proyecto que aún con su

Otros Columnista4
POR:
Otros Columnista4
abril 07 de 2009
2009-04-07 12:46 a.m.

Raúl Alfonsín ganó la primera elección democrática tras la brutal dictadura que soportó Argentina después del derrocamiento de la viuda del general Perón. Pese a pertenecer a la Unión Cívica Radical, partido históricamente minoritario frente al peronismo, logró una victoria nítida. Durante la dictadura se negó a asistir al acto convocado para convalidar la toma de Las Malvinas, calificando aquella guerra de "una aventura demencial".

Conformó la Comisión Nacional Sobre la Desaparición de Personas, liderada por Ernesto Sábato, la cual elaboró el informe 'Nunca más', que estimó en 30 mil los asesinatos y desapariciones causados por los militares y documentó 8 mil de ellos, identificando a las víctimas.

Sobre esa base, Alfonsín procesó a 15 altos mandos militares, la mayoría de los cuales fueron condenados a cadena perpetua, actuación inédita frente a otros países de la región en donde los militares aplicaron métodos similares. Sin embargo, las resistencias que encontró y los dos intentos de golpe liderados por lo mandos medios militares conocidos como 'carapintadas' obligaron a Alfonsín promulgar las leyes de 'punto final' (que estableció una fecha límite para entablar demandas por violaciones de derechos humanos) y de 'obediencia debida' (que exoneraba de culpa a los subalternos que habían cometido actos violentos acatando órdenes superiores). La Corte argentina acaba de anular ambas leyes.

Pese a ser un Gobierno respetuoso de las libertades ciudadanas, tuvo que enfrentar una severa crisis económica derivada de la política neoliberal adoptada por el super ministro José Martínez de Hoz, y que desmanteló el aparato productivo nacional: la apertura indiscriminada a las importaciones, la libertad al flujo de capitales especulativos, la paridad cambiaria que condujo a una severa revaluación y la hegemonía de la usura sobre la producción, todo ello unido a la abultada deuda contratada y hurtada por los militares, dejó al país en precaria condición.

La hiperinflación obligó a cambiar la moneda por el austral, y ante la imposibilidad de controlar el desborde de los precios, Alfonsín debió entregar el poder al electo presidente Carlos Menem cinco meses antes de vencerse el periodo constitucional. A dicho desorden contribuyó en gran medida la conducta de los sindicatos, de inspiración peronista, los cuales realizaron 11 huelgas nacionales, en tanto que no confrontaron después al Gobierno peronista de Menem, el mismo que privatizó los ferrocarriles, las comunicaciones e incluso el petróleo.

Alfonsín facilitó el cambio constitucional que hizo posible la reelección de Menem, cuya herencia desastrosa va desde el envío de tropas a la Guerra del Golfo, pasando por la venta ilegal de armas a Ecuador y oscuros vínculos con la mafia, que al parecer derivaron en la muerte de su hijo.

Alfonsín ayudó a superar el recelo con Brasil y contribuyó a crear Mercosur, proyecto que aún con sus actuales dificultades profundizó la integración de las dos economías. Afectado por una severa enfermedad, Alfonsín acaba de morir y será recordado por el ejercicio dialogante del poder, el respeto a las libertades públicas y su proyección visionaria de la integración regional.

Habiendo actuado en medio de tan difíciles circunstancias y pese a soportar la pesada herencia de sus antecesores, su gestión es recordada con respeto por la mayoría de los analistas. 

beethovenhv@yahoo.com

Recomendados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes