La desglobalización

La profundización de la crisis financiera y de confianza tiene de rodillas a las economías de Occide

Otros Columnista4
POR:
Otros Columnista4
marzo 25 de 2009
2009-03-25 12:45 a.m.

La profundización de la crisis financiera y de confianza tiene de rodillas a las economías de Occidente, que se mueven de la contracción de sus sectores productivos a la recesión económica.

Lo que nadie hubiera imaginado es que la globalización, que parecía irreversible hace unos años, se encuentre ahora en franco retroceso.

De acuerdo con la Organización Internacional del Trabajo, la destrucción del empleo en el sector de las manufacturas y los servicios en los países desarrollados, puede generar entre 24 y 52 millones de nuevos desempleados en el 2009, lo cual se podría traducir en una ola de retorno de expatriados a sus hogares de origen.

Según Jayshree Bajoria, autor del artículo 'The Dangers of Deglobalization' publicado recientemente en el Council on Foreign Relations, los nuevos aires proteccionistas y los sentimientos nacionalistas que mueven al mundo en este lánguido final de década, amenazan la permanencia de 200 millones de trabajadores que han migrado a otros países en busca de mejores condiciones laborales y nuevos horizontes de vida para ellos y sus familias.

Cada vez nos alejamos más del 'mundo plano' del premio Pulitzer Thomas L. Friedman, cuyo best-seller del año 2005 relata la historia de la globalización forjada por etapas durante el Siglo XX.

Friedman sostiene que la primera ola de la globalización fue protagonizada por los gobiernos; la segunda por las multinacionales y la actual por el trabajo calificado, apoyado en la convergencia tecnológica de los computadores, la Internet y las comunicaciones que transformaron nuestro planeta en una aldea global.

La 'desglobalización' se da por todos lados. El Congreso de Estados Unidos incluyó en su último paquete de estímulo económico una disposición que le prohíbe a las entidades o empresas beneficiarias de estos recursos, contratar extranjeros al amparo de las facilidades previstas en la visa H1-B otorgada exclusivamente para empleos calificados. Hace dos años, el cupo anual para estas visas de trabajo era de 195.000 trabajadores, y ahora es de sólo 65.000. En opinión del prestigioso economista hindú Jadish Bhagwati, esta restricción laboral le impide a Estados Unidos hacerse al mejor talento global, punta de lanza de la competitividad internacional de nuestra era.

En otras latitudes ocurre algo similar. Bajoria menciona que Malasia y Arabia Saudita direccionan a los empresarios locales para que despidan primero a los empleados extranjeros en los casos en que sea necesaria una restructuración económica. En Francia e Irlanda se observan casos parecidos, donde nuevas leyes de inmigración podrían cerrarle la puerta a los trabajadores extranjeros.

Los efectos económicos de esta nueva ola de 'desglobalización' se traducen también en una disminución de las remesas de los trabajadores, que el Banco Mundial proyecta entre el 0,9 y el 6 por ciento para el 2009. La semana pasada, el Fondo Multilateral de Inversiones del BID informó que luego de una década de continuo crecimiento, las remesas de los trabajadores latinoamericanos podrían caer entre el 11 y el 13 por ciento este año. "El cuadro se ha vuelto más complejo", afirma el BID, "pues el desempleo está aumentando en los países industrializados. El ambiente contra la migración se está tornando más inhóspito".

¡Esta es la 'desglobalización' galopante! 

aespinosa@minagricultura.gov.co

Recomendados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes