Paul Weiss Salas
columnista

Amargo Éxito

Diez y ocho mil pesos por acción es tan solo algo superior al valor en libros de la compañía.

Paul Weiss Salas
POR:
Paul Weiss Salas
diciembre 18 de 2019
2019-12-18 10:00 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/24/56cdc3001b1d5.png

Entiendo que, con algún grado de sorpresa, recibió el Grupo Casino la amplia aceptación de la Oferta Pública de Adquisición (OPA) de las acciones de Almacenes Éxito. Y no es para menos, pues el precio de compra ofrecido era realmente bajo.

Diez y ocho mil pesos por acción es tan solo algo superior al valor en libros de la compañía. Es decir un regalo, pues expertos en el tema consideraban que el precio adecuado estaba más cerca de los veintidós mil pesos. Naturalmente, a la sorpresa se debió unir la felicidad de haber hecho un gran negocio, probablemente a costa de sus accionistas.

Lo curioso es que los fondos de pensiones colombianos, así como muchos fondos de inversión del exterior, hayan aceptado la oferta de compra, pues en mi opinión ellos, a diferencia de algunos inversionistas de a pie, ellos debían tener claro que ese no era el precio adecuado.

No obstante, probablemente por tener sus inversiones valoradas “a precio de mercado” ya habían asumido las pérdidas en sus inversiones en el Éxito y por lo tanto ya se habían dado la pela. Por otra parte, los directivos de los fondos de pensiones podrían haber pensado que si la OPA tenía gran aceptación correrían el riesgo de que la acción del Éxito fuese deslistada de la Bolsa de Valores de Colombia.

Esta posibilidad no se mencionó con anterioridad a la OPA razón por la cual, dado el bajo precio, era fácil pensar que el mismo podría tender a subir en la bolsa.

Este hecho debió ser considerado y rechazado por quienes toman las decisiones de inversión de los fondos de pensiones, ya sea por que cada uno llegó por su cuenta a esa conclusión, o porque tomaron la decisión de manera concertada.

Pienso que pudieron haberlo hecho de manera concertada pues existe una máxima en las inversiones bursátiles que dice: “a la hora de vender, marica el último” y nadie quería ser ese último quedándose con la inversión si los demás fondos salían.

Entonces, si la lógica financiera o de mercado no fue la razón que sustentó tanto las decisiones de los fondos locales como las de los fondos extranjeros, quienes en conjunto sumaban más del veintiséis por ciento de la propiedad accionaria de la compañía, habrá que buscar las razones en otra parte.

Hay quienes atribuyen la gran aceptación de los inversionistas institucionales de vender sus acciones de Almacenes Éxito en la OPA a la desconfianza y al resentimiento generado entre los demás accionistas por los accionistas controlantes por las “movidas” realizadas entre esta compañía y sus compañías relacionadas en Brasil en el año 2015.

Esas movidas fueron consideradas como el aprovechamiento de lagunas jurídicas existentes tanto en el código de gobierno corporativo de la compañía como en la legislación colombiana. De hecho, ya hay acciones de grupo en contra de los controlantes por esas movidas.

Habiendo sido yo, corredor de bolsa del Grupo Casino durante buena parte de la primera década de este siglo, me resulta difícil entender que aquellas conductas eminentemente transparentes, legales y éticas que siempre observé en sus ejecutivos, puedan estar adquiriendo visos de manipulación y aprovechamiento de sus accionistas minoritarios.

Paul Weiss Salas
Experto en inversiones bursátiles

Recomendados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes