close
close
Rafael Herz

China: debilidad de la autocracia

Posiblemente el éxito de las protestas contra la política de ‘cero covid’ y continúe exigiendo cambios en la política y la libertad de expresión”.

Rafael Herz
POR:
Rafael Herz
diciembre 08 de 2022
2022-12-08 08:05 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2021/03/18/6053d1d1542f0.png

Las autocracias están mostrando su debilidad. Rusia ha fracasado en su incomprensible intervención en Ucrania, con implicaciones al interior del país donde crece a la oposición a Putin y su régimen dictatorial. Pero las últimas semanas ha sido China la que ha estado en el centro de atención por las protestas contra la política de ‘cero Covid’.

Después de un incendio en la ciudad de Urumqi, que culminó con el fallecimiento de 10 personas en un edificio por el asentamiento relacionado con las restricciones impuestas por el régimen, hubo protestas masivas en China. Muchos jóvenes, entre 20 y 30 años de edad, se unieron en manifestaciones simplemente con papeles blancos; el blanco es color de luto en China pero también era una forma de expresión sin poder ser señalados por frases contra la política de la dictadura China.

Aún así, no faltaron quienes más allá de rechazar la política extrema de testeo y restricciones masivas para evitar el contagio con el covid-19, señalaron como esto había incidido en aumento del desempleo en la juventud a cifras récord, resultado en menor crecimiento de la economía y en el cierre de varias empresas pequeñas y medianas. Más aún, se oyeron voces que demandaron la libertad de expresión y hasta la renuncia del régimen del autócrata Xi Jinping.

Como reacción a estas manifestaciones, el gobierno acaba de reducir restricciones. Las pruebas ya nos son mandatarias y no se requieren para subirse al metro, por ejemplo, y las limitaciones de salidas para ir al trabajo y a las escuelas han sido flexibilizadas.

Después de tres años de un control extremo, estas decisiones son una señal de un nuevo aire en una China que había escogido cerrar el país para combatir la pandemia, cuando las democracias habían escogido las vacunaciones masivas para reabrir cuanto antes.

Si bien el gobierno lo está ‘vendiendo’ como una transición planificada, está claro que es una reacción inmediata para reducir las manifestaciones que habían iniciado a finales de noviembre. Xi Jinping y los medios estatales están señalando que se pueden levantar las restricciones gracias al éxito de la política radical de los últimos tres años. En realidad, la reacción del régimen demuestra que la falta de pesos y contrapesos en el análisis de cómo mejor proceder contra la covid, no tuvo resultados.

La política contra la pandemia fracasó en China. El intento de demostrar la superioridad ideológica del control centralizado y policial sobre las reglas democráticas, no solo no redujo los contagios, sino tampoco permitió la masiva vacunación que ha tenido éxito en reducir la expansión de covid en las democracias de Occidente. Lo que las autocracias señalan como su fortaleza se ha convertido en su debilidad. Si bien no es seguro que seguirá en China, es posible y probable que el éxito de las protestas contra las política de ‘cero covid’, ahora continúen reclamando cambios en la política ambiental, económica y la libertad de expresión, y sean así solo el inicio de un cambio mayor.

RAFAEL HERZ
Analista Internacional

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes