JUEVES, 22 DE FEBRERO DE 2024

Noticias económicas de Colombia y el mundo

Carlos

Nuestra Política de Tratamiento de Datos Personales ha cambiado. Conócela haciendo clic aquí.

close
Rafael Herz

El experimento argentino

Los logros o desaciertos dependerán de un manejo cauteloso de las reformas, porque, sino la protesta social probablemente ahogará las propuestas.

Rafael Herz
POR:
Rafael Herz

La elección presidencial en Argentina tuvo un eco inusitado a nivel, no solo regional, sino también mundial. La victoria de Milei y de su proyecto, que el mismo ha llamado libertario, han suscitado mucha atención. En gran parte, por la imagen del candidato que parecía más una estrella de rock que un candidato presidencial, y que ha sido tildado de autoritario o populista de derecha. Ahora ya como presidente electo es necesario analizar algunas de sus principales propuestas.

El modelo económico de los últimos años ha resultado en una crisis importante en un país con enromes riquezas naturales (minería) y agroalimenticias. Un 40% de los argentinos vive bajo el umbral de la pobreza y casi un 7% de los hogares es considerado ‘indigente’. A esto se suma, la alta inflación, y una crisis fiscal y monetaria que era insostenible. Ante esto, las reformas propuestas por Miei pueden ser consideradas radicales.

Tal vez, la central es la reforma del Estado, donde se propone reducir el número de Ministerios a solo ocho, y eliminar varios cargos políticos en los gabinetes ministeriales. Esto, sin duda alguna, llevará consigo protestas de los funcionarios públicos despedidos o cuyos beneficios serán recortados.

La pregunta será si el nuevo gobierno podrá mantener su línea ante lo que serán muy seguramente manifestaciones masivas.

En lo económico, lo más revolucionario pareciera ser la eliminación del Banco Central y la posible, gradual dolarización de la economía. Esa eliminación de la independencia en la políticas monetaria y cambiaria implica una necesaria y sustancial reducción del déficit fiscal y del gasto público. A su vez, en su propósito de una reducción del rol del Estado, también ha propuesto una sustancial rebaja de los impuestos, tanto a las empresas como a las personas naturales.

De nuevo, la pregunta será la reacción de una gran parte de la población acostumbrada a subsidios y a contribuciones importantes del gobierno. Entre otros, el plan de gobierno implica una reducción de subsidios a la energía eléctrica, y la recalibración de las tarifas. No es muy probable que eso pueda darse sin unas propuestas sociales como las que se han visto en otros países de la región.

Por su parte, el plan señala la apertura económica unilateral y la eliminación a todo tipo de restricciones al comercio internacional. Varias empresas y sectores del país se opondrán muy seguramente a quedar ‘desamparadas’ ante la competencia de otros países. Otro posible foco de descontento, ahí del sector empresarial.

La elección de Milei en Argentina es una respuesta a la crisis socioeconómica del país y del modelo de los últimos años.

El presidente electo llega acompañado de dudas y cuestionamientos por su estilo y sus declaraciones sin filtro, pero su alianza y dependencia legislativa de la centroderecha hará que el gobierno tenga que ser más moderado de lo que esas formas de campaña pudieran indicar. Y mucho de los logros o desaciertos dependerá de un manejo cauteloso y secuencial de las reformas, porque, de lo contrario, la protesta social muy probablemente ahogará las propuestas muy rápidamente.

Rafael Herz
Analista internacional.

Destacados

Más Portales

cerrar pauta

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes