close
close
Rafael Herz

Gobernabilidad de Rusia

Lo que se propuso Putin con Ucrania, ahora le pasa al gobierno ruso, está contra las cuerdas, cuestionado por halcones que sugieren un fallo militar.

Rafael Herz
POR:
Rafael Herz
noviembre 24 de 2022
2022-11-24 09:38 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2021/03/18/6053d1d1542f0.png

El fallo de cálculo de Putin frente a la invasión de Ucrania es aparente. Su plan era una guerra corta para tumbar el régimen electo del presidente Zelenski, ocupar y anexar grandes territorios en la zona fronteriza con Rusia, y en el mediano plazo, hasta sugerir la disolución de Ucrania como país independiente. Nueve meses después del inicio de esa invasión, la situación es muy distinta.

 La anexión de territorios de Rusia no ha conllevado a la aceptación de la población, el gobierno de Ucrania se ha fortalecido al interior con la unidad frente al agresor externo, y occidente ha apoyado con armas defensivas y con sanciones a Rusia. Y, principalmente, las fuerzas armadas ucranianas han recuperado territorios, incluyendo la ciudad de Jersón, puerto clave en el sur del país.

Por el contrario, ahora es Rusia la que se ve inmersa en fronteras sin control, milicias militares que compiten con las fuerzas regulares, una población que ha abandonado el país ante el reclutamiento masivo de soldados, y unas fuerzas militares desmoralizadas. En cuanto a las fronteras, haber anexado unos territorios sin haberlos controlado, implicó unas fronteras con Ucrania fluidas y poco seguras. Más aún, otros territorios rusos que buscan su independencia, ahora ven opciones de profundizar movimientos con más opciones de éxito.

Por otro lado, Rusia como indicio de un Estado fallido, ha iniciado a perder el monopolio de la fuerza pública. Mercenarios y grupos paramilitares han iniciado a florecer precisamente al cuestionar la capacidad del ejército ruso de ejercer control interno y externo.

Pero, sin duda alguna, lo más relevante fue cuando Putin, septiembre 21, ante las derrotas contra las fuerzas de Ucrania, hizo un llamado para que unas 300,000 personas fueran incorporadas a la fuerza pública, sin capacitación, sin equipamiento y con el único propósito de ser una barrera humana contra el ejército de Ucrania.

Esa movilización forzosa ha causado una desazón. Miles de rusos se han visto abocados a salir de Rusia, muchos de ellos jóvenes, bien educados, y con recursos económicos. Su salida tendrá efectos en la economía rusa. Y aquellos que se quedan, han visto ahora los efectos de la guerra y las protestas crecen ante la posible pérdida de vida sin razones claras.

Putin está debilitado, cuestionado e internacionalmente aislado. Eso lo puede hacer más peligroso e impredecible. Pero puede pasar un mayor empoderamiento de la oposición, que pueda llevar hasta tumbar al régimen. Lo que se propuso Putin con el gobierno de Ucrania, ahora le está pasando al gobierno ruso, está contra las cuerdas, cuestionado por los halcones que sugieren un rotundo fallo militar, y con masivas dudas de una población que había disfrutado de crecimiento y bienestar durante varias décadas y ahora no se ven representados por un régimen que usa una propaganda incomprensible para ellos.

Rusia podría terminar en un caos peligroso, con amplias implicaciones geopolíticas. La falta de pesos y contrapesos en las autocracias demuestran que lo que se vive como supuesta fortaleza muy rápido se convierte en debilidad.

Rafael Herz
Analista Internacional

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes