Rafael Herz

Lecciones de y para Chile

Está ante unas decisiones que otorgarán ejemplos para la región, pero también puede aprender de otros países con constituciones relativamente jóvenes.

Rafael Herz
POR:
Rafael Herz
mayo 27 de 2021
2021-05-27 08:30 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2021/03/18/6053d1d1542f0.png

Como resultado de las protestas callejeras de septiembre 2019, Chile decidió reformar una Constitución que venía desde el régimen totalitario de Pinochet. A pesar de las reformas después de su expedición, esa Carta Magna es considerada por muchos como excluyente, y limitada frente al rol del Estado. En especial, se considera que no otorga garantías con respecto a la provisión de seguridad social, salud y educación por parte del sector público.

(Lea: El estallido violento en Israel / Opinión de Rafael Herz).

Las elecciones de los 155 constituyentes que decidirán sobre la nueva ley de leyes en el país andino dieron un resultado inesperado. Los partidos tradicionales sufrieron grandes pérdidas. Movimientos independientes y de organizaciones ciudadanas se llevaron las mayorías. Y la vertiente conservadora no contará con la tercera parte de los miembros de la Asamblea Constituyente, que les hubiera otorgado la posibilidad de veto. Primeras lecciones de Chile: una muy baja participación de solo 48% demostrando la falta de confianza en el proceso por la mayoría de los chilenos. La segunda, el absoluto descontento con los políticos tradicionales.

Muchos ven el proceso en Chile como una lección para otros países de América Latina. Por un lado, por la salida de la crisis a través de una nueva Constitución. Por el otro, por un proceso que permite la participación asegurada de minorías y de un 45% de mujeres. Aquí las lecciones son menos claras, en principio porque son pocos los ejemplos de países en la región que cuentan con Constituciones que datan de un pasado dictatorial; más aún, varios países cuentan con procesos de cambios constitucionales recientes que han incluido participaciones amplias.

(Vea: 100 días de Biden / Opinión de Rafael Herz).

¿Qué se discutirá principalmente en Chile? Por un lado, está por concertarse si se mantiene el sistema presidencial o se pasa a una democracia parlamentaria. Esto es relevante para varios países en el hemisferio occidental, al poder dar luces de cómo fortalecer un sistema político inclusivo. Otro elemento, será la discusión alrededor del modelo económico. Varios movimientos están cuestionando el rol de la inversión extranjera. El país austral se podría ver severamente afectado dado la importancia de los flujos de capital foráneos en la creación de empleo en sectores como la minería o la agro-industria.

El punto central será un sistema social demócrata con un rol del estado mucho mayor en la provisión de servicios, incluyendo salud universal, educación gratuita, y una red social, sobretodo con un seguro para desempleados. Todo esto suena bien, pero este tipo de garantías requerirá de recursos importantes que no están asegurados.

(Vea: El dilema peruano / Opinión de Rafael Herz).

En este caso, se trata de una lección para Chile. Constituciones garantistas con amplios beneficios individuales y colectivos, requerirán de su financiación. Si no se cuenta con esos recursos y el desarrollo económico no logra crear la base tributaria para esos servicios estatales, la crisis se desata por la brecha entre expectativas y realidades. Chile está ante una serie de decisiones que otorgarán ejemplos para la región, pero también puede aprender de experiencias de otros países latinoamericanos con constituciones relativamente jóvenes.

RAFAEL HERZ
​Analista Internacional
rsherz@hotmail.co

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes