close
close
Rafael Herz
Columnista

Los dilemas de los demócratas en EE. UU.

El ‘arte’ es lograr un balance que incluya los paquetes económicos que parecen ser más populares, sin dejar de lado los intereses de calidad de vida.

Rafael Herz
POR:
Rafael Herz
octubre 28 de 2021
2021-10-28 10:00 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2021/03/18/6053d1d1542f0.png

Normalmente en las elecciones de mitad del período presidencial, el partido que lidera el ejecutivo en los EE. UU. pierde votos. Dadas las pequeñas mayorías que tienen los demócratas en ambos recintos (4 representantes en la Cámara y un Senador), cunde la preocupación en el partido de cómo minimizar esas pérdidas. Y ante eso, son varios los dilemas que enfrenta el partido del presidente Biden.

Por un lado, existen importantes diferencias entre los moderados y la ala izquierda del partido. Mientras los primeros enfatizan la importancia del balance fiscal y de no afectar el crecimiento con tasas excesivas de impuestos, los segundos consideran crucial cumplir con una plataforma electoral que fue más ambiciosa en términos sociales que la de Obama o Hillary Clinton y que implica mayor tributación de los ricos y las empresas. Los progresistas están dispuestos a apoyar el programa de infraestructura con inversiones públicas, siempre y cuando también se aprueben los programas sociales.

El segundo dilema está relacionado con el balance presupuestal y de endeudamiento. Para poder acordar tanto el apoyo económico como el social, este último se debe reducir a la mitad de los US$ 3,5 trillones inicialmente estimados. Y en ese caso el dilema es si se reducen los programas que incluyen ampliación del seguro médico universal, mitigación del cambio climático, programas subsidiados de educación, y apoyos financieros a las familias, o por el contrario se mantiene su alcance pero se reducen en el tiempo. Lo primero dejaría por fuera algunos de los elementos ‘populares’ que le han dado votos a los demócratas, lo segundo permitiría mantener una discusión viva a futuro con la posibilidad de ser plataforma electoral.

El tercer dilema se relaciona con el sistema electoral en EE.UU. y como influye en la priorización de temas. Para el Senado se elige un número igual de Senadores por Estado (2) sin tener en cuenta la población. Mientras el fortín de los demócratas son las urbes, el electorado rural con menor habitantes vota prioritariamente republicano lo que ha significado que han obtenido varias veces la mayoría en ese recinto aun perdiendo en el voto popular. Y en ese contexto, temas de interés de los demócratas del ala izquierda como protección a los inmigrantes o recortes al presupuesto de la policía pesan menos en búsqueda de votos adicionales, dado que los temas más populares incluyen aspectos como redistribución del ingreso o reducción de los costos en salud.

La lección principal de los dilemas de los demócratas en EE. UU. pareciera ser que no se puede buscar acuerdos políticos que no reflejen las preocupaciones e intereses del electorado. Y, en ese sentido, los aspectos de reactivación económica, de balance presupuestal y de lógica macroeconómica, no pueden dejar de lado por completo otros aspectos como equidad de género, las consideraciones sobre la lucha contra el cambio climático, la seguridad ciudadana, o la corrupción. El ‘arte’ es lograr un balance que incluya en las plataformas electorales y en los planes de gobierno los paquetes económicos que parecen ser más populares, sin dejar de lado los intereses de calidad de vida de los ciudadanos.

Rafael Herz
Analista Internacional
rsherz@hotmail.com

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes