close
close
Rafael Herz
Columnista

Reactivación e inflación

El círculo vicioso solo se podrá romper si se logra aumentar la producción de bienes a nivel mundial, y se colocan bienes en el mercado. 

Rafael Herz
POR:
Rafael Herz
noviembre 25 de 2021
2021-11-25 08:35 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2021/03/18/6053d1d1542f0.png

En Europa y en los Estados Unidos, se esperaba un 2021 caracterizado por cifras de reactivación económica que llegaran a compensar los efectos del 2020. Sin embargo, el año ha transcurrido con muchos altibajos y los riesgos para la reactivación han sido numerosos. En Europa, y en especial en Alemania, el motor económico del continente, las cifras más altas de nuevos contagios desde el inicio de la pandemia, han creado incertidumbre. Es bastante probable que el nuevo gobierno de centro-izquierda renueve las restricciones y cierres.

Complicada se ve la situación en Estados Unidos y podría contagiar a las economías a nivel mundial. El paquete de recursos económicos distribuido a la población como elemento para dinamizar la demanda, cumplió su papel pero no como era esperado. En parte por el miedo a la variante Delta y a la volatilidad de las cifras de contagios, los americanos han preferido quedarse en casa y demandan menos servicios de lo contemplado. No se ven aún restaurantes, bares, hoteles, parques de atracción, en niveles de pre pandemia. Pero si ha habido un crecimiento exponencial de compra de bienes (carros, computadores, vestidos, juguetes, etc.).

Esa demanda ha causado unos problemas sustanciales de suministro, que a su vez han resultado en un aumento de precios más allá de lo esperado. Por un lado, las fábricas no han aumentado la capacidad a los niveles que requiere esta demanda, resultando en limitaciones de oferta, por ejemplo, en semi-conductores y vehículos, que se ven potenciadas por problemas en las cadenas de suministro. A su vez, los esquemas de carga marítima y los puertos tampoco han logrado dar abasto a esta nueva realidad, resultando en unos problemas logísticos que resultan en cuellos de botella para la llegada de los bienes a los lugares de consumo. Todo lo anterior, ha suscitado una inflación que, en octubre, se estableció en un 6,2%, niveles no vistos desde hace cinco décadas. Lo anterior ha culminado en una discusión política en la Unión americana.

Sobretodo la oposición republicana hace un llamado por una política fiscal y monetaria que controle el aumento de los precios. El gobierno, por su parte, cree firmemente en la necesidad de no perjudicar la reactivación y se ha centrado en buscar soluciones al tema logístico, propender por una mayor demanda de servicios en vez de bienes, y ha liberado reservas de petróleo para bajar los precios a la gasolina. La reactivación con las altas cifras de inflación no será sostenible por mucho tiempo. Si el incremento de precios al consumidor no se logra detener, y los problemas logísticos y de la cadena de suministro no son superados pronto, el Banco Central (la Fed) donde Powell, republicano, ha sido ratificado recientemente para un segundo periodo, no tendrá otra opción que subir las tasas de interés, limitando el acceso a créditos y poniendo en riesgo el crecimiento esperado. El círculo vicioso solo se podrá romper si se logra aumentar la producción de bienes a nivel mundial, y se colocan bienes de manera ágil y eficiente en el mercado.

La reactivación económica pende de un hilo, y así mismo el legado económico de la administración Biden.

Rafael Herz
Analista Internacional
rsherz@hotmail.com

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes