Rafael Herz
Columnista

Transición Energética – por etapas

La pregunta es si países que están en etapas más tempranas de un proceso de desarrollo industrial, deberían ser castigados con aranceles más altos. 

Rafael Herz
POR:
Rafael Herz
julio 22 de 2021
2021-07-22 07:00 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2021/03/18/6053d1d1542f0.png

Las últimas semanas han demostrado a los países más ricos del planeta la urgencia de introducir cuanto antes políticas y mecanismos para la adaptación y mitigación al fenómeno del cambio climático. En Alemania, y otros países de Europa, se presentaron inundaciones sin precedentes, con cifras de muertos y desaparecidos que alcanzan los cientos. En Estados Unidos, los incendios forestales se extienden a lo largo del país, afectando más de la mitad del estado de Oregón en el noroccidente del país.

Además de la cumbre climática liderada por el presidente Biden, pocas semanas después de su llegada al poder, ahora ha sido el turno de la Unión Europea de expedir un plan ambicioso hacia la transición energética con el fin de prevenir esas tragedias. El plan llamado “Fit for 55”, busca la reducción de las emisiones en un 55% hasta el año 2030 frente al nivel de 1990.

Componentes del plan incluyen la conversión del parque automotriz hacia vehículos eléctricos, la gradual eliminación de la generación eléctrica a carbón, e incentivos a la reducción de emisiones a través de mecanismos tributarios. Uno de los aspectos más revolucionarios incluye una política arancelaria que implica el pago de impuestos más altos por países y/o empresas que no incluyen herramientas para la reducción de emisiones y lucha contra el cambio climático.

El problema de esta política es que no reconoce diferencias de desarrollo, de pobreza y de necesidades de generación de empleo y oportunidades en ciertos países, y aplica esta política comercial sin diferenciación. Tampoco incluye una visión histórica sobre el aporte a las emisiones. Así, por ejemplo, teniendo en cuenta los años desde el inicio de la industrialización, los EE.UU., Europa, Rusia y Japón han aportado casi el 60% de las emisiones acumuladas. Esto, a diferencia del 2019, donde estos mismos países representan menos del 30% de las emisiones, mientras China e India representan más del 35%.

La pregunta es si países que están en etapas más tempranas de un proceso de desarrollo industrial, no solo China e India, sino países del sudeste asiático y América Latina, deberían ser castigados con estos aranceles más altos.

Pareciera solo justo que tuvieran mas tiempo para ajustarse, pero también para crear oportunidades a una población cuya exclusión de empleo y generación de ingreso resultaría en una crisis económica y social que afectaría a través de tendencias migratorias al mundo entero. De ahí que esta política comercial debería ser aplicada de manera gradual y diferencial.

La necesidad de una transición energética, y de políticas que permitan evitar las catástrofes climáticas que se están viendo en el planeta, son innegables. Pero también parece indispensable reconocer un gradualismo y pragmatismo que reconozca la diferencia de la situación actual de cada país y de su aporte histórico a las emisiones.

De lo contrario, el costo de evitar la crisis climática, cuya urgencia es manifiesta, podría resultar en una profunda crisis social, cuyo costo sería enorme y no reconocería la “culpa histórica” de la situación climática actual.

Rafael Herz
Analista Internacional
rsherz@hotmail.com

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes