Administración / Críe a su bebé

Si usted está iniciando un negocio o teniendo un bebé, debe realizar una enorme cantidad de planeación antes de que llegue el gran día; y no importa cuánto se prepare, sucederá algo inesperado.

Redacción Portafolio
POR:
Redacción Portafolio
junio 29 de 2013
2013-06-29 12:55 a.m.

Los emprendedores a veces me consideran loco cuando hablo sobre el equilibrio entre vida y trabajo, y la importancia de mantener una vida personal enriquecedora.

Pero tomarse tiempo lejos de la oficina no es solo un lujo; puede ser difícil.

Si piensa que dirigir un negocio es complicado, intente criar a un bebé.

Criar a los hijos es una de las pocas cosas que son más gratificantes que crear un negocio, y para muchas personas, incluido yo mismo, las habilidades llevan de una a la otra.

Ya sea que usted esté iniciando un negocio o teniendo un bebé, debe realizar una enorme cantidad de planeación antes de que llegue el gran día; y no importa cuánto se prepare, sucederá algo inesperado.

Cuando mi esposa, Joan, estaba embarazada de nuestra hija Holly, fui a una fiesta relacionada con el trabajo pensando que todo estaría bien.

Llegué a casa bastante ebrio y me tiré en la cama.

Lo siguiente que sentí fue a Joan sacudiéndome y abofeteándome. Había entrado en trabajo de parto seis semanas antes de lo previsto, y necesitábamos ir al hospital.

Una vez que recobré la conciencia y me di cuenta de cuál era la situación, me sentí extremadamente despierto y listo para partir ¡inmediatamente!

Ese fue solo el primer momento en lo que han sido más de 30 años de sorpresas, que han incluido de todo, desde los comunes tropiezos y contratiempos infantiles hasta el feliz día hace dos años en que Holly me dijo que se casaría.

Estos momentos como padre me enseñaron a estar listo para adaptarme al cambio; a reaccionar rápidamente y mantenerme racional, sin importar lo que sucediera.

Recientemente estaba ayudando a nuestro equipo en Virgin Active a lanzar una nueva iniciativa de tenis gratuita, y una vuelta en el London Eye, la característica rueda de la fortuna de la ciudad, era una pieza central de las festividades.

Justo cuando estábamos a punto de subir, se descompuso.

En vez de cancelar el lanzamiento, rápidamente organizamos una mini cancha de tenis cerca y pronto nos estábamos divirtiendo y transmitiendo nuestro mensaje.

Probablemente usted también absorberá algunas habilidades de gestión de tiempo en cada situación.

Joan y yo estuvimos increíblemente ocupados después del nacimiento de Holly, y no solo criando un bebé: Virgin Records estaba creciendo, y yo pasaba por uno de los periodos más intensos de mi carrera.

En ese entonces vivíamos en nuestra casa flotante en Little Venice, un barrio en Londres, y mi oficina estaba acondicionada a bordo; específicamente, en una pequeña habitación al lado de la recámara, con un escritorio metido entre la bomba de achique y las escaleras.

Joan y Holly permanecían calientes y abrigadas en la alcoba durante la mayor parte del invierno, y yo iba y venía entre las dos habitaciones.

Cuando los momentos son difíciles, uno debe estar listo para adquirir nuevas habilidades sobre la marcha. Al igual que usted realmente no sabrá cómo cambiar un pañal hasta que arrope a su pequeño para que esté fresco y seco, cuando se tiene un equipo pequeño y grandes ambiciones para su negocio, uno necesita arremangarse la camisa y poner manos a la obra.

Cuando Virgin comenzaba, los títulos de mis puestos iban desde fundador hasta director de mercadotecnia, tesorero y recepcionista.

Esto me lleva a otro rasgo común que los emprendedores activos y los nuevos padres comparten: la privación de sueño.

Hablé con muchos emprendedores peruanos cuando estuve en Lima recientemente. Una mujer me dijo que le preocupaba tanto echar a andar su nuevo negocio que estaba pasando apuros para dormir.

Excesivamente cansada, estaba olvidando completar tareas y se había descubierto ignorando a su prometido porque estaba demasiado ocupada escribiendo recordatorios en papeletas autoadheribles y pegándolas en su cabecera.

Después de compadecerla por la falta de sueño, mencioné la importancia de delegar. Uno debe demostrar confianza en su equipo, desde el principio.

Siempre me involucro de cerca al principio, luego, una vez que una empresa Virgin está de pie y funcionando, estoy al pendiente de todo a distancia, permitiendo que el director ejecutivo de la compañía realice su trabajo y forme su equipo.

Todos los directores ejecutivos en Virgin toman sus propias decisiones, aprenden de sus errores y celebran los éxitos de sus empresas. Yo ofrezco asesoría y apoyo, pero trato de evitar sofocarlos a través de la microadministración.

Aprendí a dejarlos solos en parte al ayudar a Holly y mi hijo, Sam, a crecer; tuve que darles la libertad para cometer errores y aprender lecciones por sí mismos, de manera que encontraran su propio camino en la vida.

Como padre o emprendedor, nunca se puede adivinar lo que sucederá, lo cual es parte de la diversión.

Ya sea que usted esté iniciando un negocio o criando a sus hijos (o leopardos), cualquier cosa que imagine que pueda suceder, probablemente sucederá, y muchas cosas que piense que son imposibles también sucederán. Dé la bienvenida a todo como un placer y un privilegio; ¡incluso cambiar pañales!

Richard Branson

Fundador de Virgin Group y compañías como Virgin Atlantic, Virgin America, Virgin Mobile y Virgen Active.

Favor enviar sus preguntas a:

richardbranson@nytimes.com

Incluya nombre, país y dirección de correo electrónico.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado