Análisis / La brecha tecnológica sigue creciendo

Los presidentes latinoamericanos deberían prestarle atención a las últimas estadísticas mundiales de innovación tecnológica.

Redacción Portafolio
POR:
Redacción Portafolio
enero 29 de 2012
2012-01-29 01:50 p.m.

Las nuevas cifras de la Oficina de Patentes y Marcas de Estados Unidos revelan que los países asiáticos aumentaron el número de patentes registradas en un 73 por ciento en los últimos 10 años, mientras los Estados latinoamericanos incrementaron sus registros tan solo en un 34 por ciento. 

Cifras de América Latina revelan que, pese al progreso realizado por varios países de la región, la brecha entre las naciones asiáticas y las latinoamericanas sigue ensanchándose.

En números totales, el abismo es escalofriante: en el 2011 los países asiáticos registraron un total de 76.000 patentes de nuevos productos en Estados Unidos, mientras todos los países latinoamericanos juntos registraron solamente 500.

Corea del Sur, un país que hace cinco décadas era más pobre que prácticamente todos las naciones latinoamericanas, registró 13.000 patentes el año pasado, comparado con sólo 230 de Brasil, 115 de México y 50 de Argentina, según la Oficina de Patentes y Marcas. Estados Unidos encabezó la lista, con más de 120.000 patentes.

Estas cifras son consideradas un indicador clave, porque suelen coincidir con las tendencias de patentes extranjeras en Europa, Japón, y los demás mercados más grandes del mundo.

“Las diferencias son abismales”, me dijo Gustavo Crespi, un especialista en tecnología e innovación del Banco Interamericano de Desarrollo (BID). “Latinoamérica está avanzando, pero los países asiáticos se están moviendo mucho más rápido que nosotros”.

Afortunadamente, algunas naciones latinoamericanos se están poniendo las pilas. Entre otras cosas, Brasil, Argentina y Chile aumentaron recientemente sus inversiones en investigación y desarrollo, y están ofreciendo cada vez más apoyo público a sus comunidades científicas.

Pero los expertos coinciden en que hay cinco razones principales por las que los países asiáticos están avanzando más rápido, lo que contribuye a que sus economías crezcan más y sus tasas de pobreza se reduzcan con mayor celeridad.

Primero, los países asiáticos invierten más en investigación y desarrollo de nuevos productos. Mientras Japón y Corea del Sur gastan alrededor del 3,5 por ciento de su Producto Interno Bruto (PIB) en investigación y desarrollo, Brasil invierte el 1,2 por ciento, Argentina el 0,6 por ciento, México el 0,4 por ciento, y la mayoría de los demás países de la región menos, según las cifras del BID.

En segundo lugar, en Asia, la mayor parte de la investigación y el desarrollo está en manos de empresas privadas, en tanto que en Latinoamérica la mayoría de esa actividad está a cargo del Estado.

Mientras el 75 por ciento de la investigación y desarrollo en China procede de las empresas privadas, en Brasil sólo el 45 por ciento de esa actividad viene del sector privado. Eso es importante, porque las firmas privadas están más cerca del mercado, e inventan productos más comercializables.

En tercer lugar, las universidades asiáticas están produciendo más ingenieros y científicos, mientras las instituciones latinoamericanas producen más graduados en ciencias sociales y humanidades.

La última vez que hice la cuenta, la gigantesca Universidad de Buenos Aires, Argentina, tenía el triple de estudiantes de psicología que de ingeniería. Corea del Sur tiene alrededor de 10 investigadores científicos por cada 1.000 trabajadores, mientras Argentina tiene un promedio de 2,2 investigadores por cada 1.000 trabajadores, Chile tiene 2 y Brasil tiene 1,1, según el BID.

En cuarto término, los países asiáticos ofrecen más incentivos para que las empresas inviertan en investigación y desarrollo, así como más recompensas para los investigadores universitarios que patentan invenciones.

“Necesitamos un sistema que recompense a los investigadores no sólo cuando publican algo, sino también cuando registran una patente”, dice Mario Cimoli, director de la división de tecnología de la Comisión Económica para Latinoamérica y el Caribe de las Naciones Unidas.

En quinto lugar, las universidades asiáticas están mucho más internacionalizadas que las latinoamericanas. Países como China y Corea del Sur tienen más programas de titulación binacionales, más profesores visitantes y más graduados en las mejores universidades de Estados Unidos y Europa. 

ANDRÉS OPPENHEIMER

PERIODISTA - CLUMNISTA DE THE MIAMI HERALD Y EL NUEVO HERALD

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado