Brújula / Otra señal de alerta

Redacción Portafolio
POR:
Redacción Portafolio
junio 29 de 2012
2012-06-29 12:29 a.m.

Una nueva demostración de que algo no está funcionando bien en el motor de la economía colombiana tuvo lugar ayer, cuando el Dane dio a conocer las más recientes estadísticas de un sector clave de la industria.

Según la entidad, en mayo la producción de cemento gris en el país cayó 1,5 por ciento frente a igual periodo del 2011, mientras que el acumulado del año va en un tímido 4,5 por ciento.

Si bien los despachos en el lapso mencionado tuvieron cifras positivas, lo ocurrido es inquietante por varias razones.

En primer término, es evidente que el mediocre desempeño de la actividad manufacturera sigue, incluso en un ramo que no se ve afectado por la competencia externa, aunque sí por la pérdida de mercados internacionales.

En segundo lugar, y a pesar de los anuncios oficiales, el aumento en los presupuestos públicos no parece haberse traducido en mayores obras.

Ya el indicador de obras civiles durante el primer trimestre del 2011 había emitido una luz amarilla, pero nada sugiere que esté cambiando de color.

Dicha impresión es particularmente inquietante, cuando se tienen en cuenta la desaceleración de la economía global y la pérdida de vigor de las locomotoras internas.

En lugar de actuar como remedio contracíclico, el gasto gubernamental sigue a paso de tortuga.

Por tal motivo, valdría la pena que el Ejecutivo haga un análisis descarnado de la situación e identifique en dónde está el problema. Si el lío tiene que ver con la llegada de las nuevas administraciones departamentales y municipales, eso requiere un remedio específico.

Pero si el inconveniente se encuentra en el orden nacional, es evidente que ha llegado la hora de apretar clavijas.

El preocupante caso del cemento puede ser la primera golondrina del verano que se avecina.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado