El Chocó sí es viable

El Chocó y sus vecinos han entendido que la mejor forma para enfrentar los problemas en zonas de frontera es a través de la integración y trabajo mancomunado.

Redacción Portafolio
POR:
Redacción Portafolio
junio 28 de 2012
2012-06-28 02:17 a.m.

No parecen meras coincidencias los ataques que desde distintos frentes ha recibido el departamento del Chocó.

A los devastadores impactos y efectos nocivos de la marginalidad, la pobreza, la guerra, el narcotráfico y los fenómenos conexos en la estructura de la sociedad chocoana, no solo se le han sumado episodios como las repulsivas declaraciones del malogrado diputado de Antioquia, sino también las propuestas sutiles, pero no por ello menos perjudiciales, como las que hace el respetado periodista y exembajador Álvaro García, en reciente columna publicada en Portafolio.

En resumen, Álvaro García dice en su artículo que los indicadores sociales del Chocó, su debilidad institucional y la mejor situación de los departamentos vecinos justificarían la desmembración del Chocó como una opción a considerar.

Frente a ello, los chocoanos tenemos para decirle al señor García y a la opinión pública varias cosas.

Primero, que esa propuesta no tiene ninguna posibilidad política para los chocoanos; ya en 1954 el entonces presidente, general Gustavo Rojas Pinilla, intentó una primera desmembración del Chocó, la cual fue categóricamente rechazada por el pueblo chocoano como lo registró para la historia nuestro nobel Gabriel García Márquez en uno de sus primeros trabajos periodísticos.

En segundo lugar, el argumento de la conveniencia de entregar el territorio del Chocó a los departamentos vecinos de Antioquia, Valle y Risaralda, porque ellos tienen una mejor situación, denota desconocimiento por parte del columnista García.

No, señor García, son tan pobres y olvidados los afrocolombianos de Vigía del Fuerte (NBI: 68,35 por ciento) y Murindó (NBI: 97,08 por ciento), en Antioquia, como lo son los de Bojayá (NBI: 96,03 por ciento) y Riosucio (NBI: 85,2 por ciento), en el Chocó.

Igualmente, son tan pobres los indígenas de Bagadó, en el Chocó, como lo son los de Mistrató, en Risaralda, y son tan pobres y marginados los habitantes de Quibdó, como son los de Buenaventura.

En tercer lugar, afortunadamente la voz del señor García no tiene eco en los gobiernos de esos departamentos.

El Chocó y sus vecinos han entendido que la mejor alternativa para enfrentar los problemas en las zonas de frontera es a través de la integración y el trabajo mancomunado.

Como los problemas son comunes, sin importar si los divide el río Atrato, el río San Juan o la cordillera Occidental, se viene diseñando una política de intervención conjunta y articulada, respaldada por el Gobierno Nacional, denominada Contrato Plan.

Ciertamente, los chocoanos no eludimos la responsabilidad que nos cabe en la situación por la que atravesamos; por eso mismo, bajo el liderazgo del gobernador Luis Gilberto Murillo, estamos dando los pasos para la construcción de un nuevo Chocó.

Los retos son grandes y hay alguna oposición, ya lo vemos, pero las posibilidades son inmensas y creemos firmemente que si mantenemos el rumbo, para lo cual más que palos en las ruedas necesitamos solidaridad y respaldo, en unos años veremos a un nuevo Chocó.

Un nuevo Chocó para vivir con seguridad ciudadana y ambiental, para vivir educado y próspero, para vivir con infraestructura, moderno e interconectado. Un nuevo Chocó para vivir gobernable. Las condiciones comienzan a darse.

Por último, si el país se quiere preparar realmente para competir en el marco de los tratados de libre comercio, no lo puede hacer sin pensar en el Chocó.

Por dar solo un ejemplo, no es posible despreciar el potencial portuario del Chocó, lo sabe la dirigencia nacional y un número cada vez más creciente de inversionistas internacionales.

La ironía es que por muchos años el Chocó ha necesitado del resto de Colombia.

Eso comienza ha cambiar, y a pesar del diputado Mesa y del exembajador García, aunque demoró algunos años, el país comienza en serio a necesitar del Chocó.

Arnobio Córdoba Palacios

Director de Phelps Stokes Colombia

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado