e-Ciencia

Redacción Portafolio
POR:
Redacción Portafolio
agosto 30 de 2008
2008-08-30 02:46 a.m.

El uso de la 'e' en e-mail, como prefijo, se ha extendido a otros vocablos. Entre muchos encontramos: e-business, e-learning, e-objects, e-company, e-global y e-culture. La ciencia como concepto no escapa a este doble sentido de existencia, real y virtual, que se busca anteponiendo esta letra a cualquier palabra.

Así que hoy ya se ha acuñado también el uso del vocablo e-ciencia. ¿En qué se diferencia la e-ciencia de la ciencia en el sentido tradicional del término? ¿Cuáles son las implicaciones que trae consigo este desarrollo?

Los autores de la idea definen la e-ciencia como la realización de actividades científicas de manera colaborativa aprovechando los medios electrónicos, de manera especial utilizando las denominadas redes avanzadas. Hay quienes señalan que en sentido riguroso no hay ninguna diferencia, que simplemente se trata de sacarle provecho a estas redes para escalar el desarrollo de la investigación.

En todo caso va quedando claro que su uso trae consigo un nuevo panorama de posibles transformaciones en el quehacer científico. Cambia la escala, la diversidad, la velocidad y la oportunidad de participar en el desarrollo de proyectos y programas de investigación. Las redes hacen que la actividad científica converja en las dimensiones espacio-tiempo logrando, entre otras, mayor simultaneidad, apertura geográfica, uso más racional de los recursos, sinergia en el colectivo social, y la posibilidad de realizar proyectos de una mayor dimensión y con un mayor impacto.

En su etapa inicial la e-ciencia, en línea con el movimiento de 'acceso abierto' (open access), se proponía posibilitar el acceso a la información y producción científica por medios electrónicos. Hoy contempla mucho más que esto: la real posibilidad de desarrollar programas de investigación de gran envergadura usando las redes. Ejemplo de ello son proyectos como el del genoma humano que ya ha demostrado sus resultados tangibles. Múltiples son las posibilidades: fortalecimiento de las comunidades investigativas, manejo de grandes volúmenes de datos, experimentación a distancia, observatorios virtuales de ciencia y tecnología, actividades conjuntas de formación de posgrado, socialización de la ciencia, telemedicina, museos de ciencia interactivos, bibliotecas y publicaciones digitales en red, etc.

Latinoamérica podría beneficiarse de este atractivo panorama que ofrece la e-ciencia como alternativa y complemento para participar en los circuitos internacionales de creación y apropiación de conocimiento. La primera ganancia estaría en el fortalecimiento de las comunidades académicas regionales. Las redes avanzadas ofrecen un enorme potencial para consolidar una masa crítica de talento humano del más alto nivel. Recurso humano que, actuando en la red, tiene la tarea perentoria de formular proyectos locales con alcance e impacto regional e internacional. Estos proyectos, y programas como los de formación y de socialización de la ciencia, irían a su vez demandando las prestaciones requeridas en las redes avanzadas, tal que la e-ciencia adquiera su sentido de existencia en la región.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes