Opinión / Enseñemos cosas útiles

Ante los resultados de las pruebas pisa, se han dado muchas reflexiones sobre la educación en Colombia.

Redacción Portafolio
POR:
Redacción Portafolio
mayo 13 de 2014
2014-05-13 09:53 p.m.

Por esto planteo un listado de cosas que en mi opinión se deberían enseñar en el colegio para que los futuros ciudadanos sean más eficientes en el sistema y puedan explotar su potencial, sin importar si van a ser cantantes o políticos.

Probabilidad y Estadística; un amigo me hizo la reflexión sobre como gastamos mucho tiempo enseñándole a los jóvenes a calcular derivadas e integrales, cuando es claro que el mundo es mucho más probabilístico que causal; es mucho más útil saber que tan probable es que algo pase, que saber la magnitud del evento.

Derecho; con todo lo que ha ocurrido en Colombia en los últimos meses, es fundamental que los  jóvenes se formen como ciudadanos y estén listos para moverse en un mundo de normas, derechos y deberes; quizá esto se pueda interpretar como volver a enseñar cívica, pero mucho más focalizada a lo administrativo, civil, laboral y penal.

Finanzas; según los últimos estudios de educación financiera del Banco de la República, son muchas las personas que no saben que rendimiento real tendría de dejar su dinero un año en un banco a una tasa del 2% con una inflación del 3%, y esto es mucho más importante para los futuros ciudadanos que muchas cosas que se enseñan en la escuela.

Ética; aunque suene absurdo, hoy por hoy hace sentido enseñarle a los jóvenes la necesidad de cumplir las normas legales y las morales, ya que ha tomado carrera que si se actúa en el marco de la ley todo se vale, y esto se ha llevado por delante nuestra sociedad; aún en mis cursos en postgrados la mayoría de las personas responden que tomarían un billete que se encuentren en la calle sin averiguar de quien es.

Escoger alimentos; en diversos estudios de consumidor que he dirigido es claro que las personas no saben comprar lechuga, tomate, pescado, carne o frutas, ni mucho menos saben cómo comerlos y conservarlos; existe una oportunidad enorme para educar consumidores en  los colegios, mejorando así los procesos de compra y el nivel de cumplimiento de los derechos del consumidor.

Respeto mucho las ciencias naturales y sociales, pero mucho de lo que se enseña en los colegios nos convierte en bibliotecas de información y máquinas de memorias de listados y conceptos, que al final no son útiles en la vida cotidiana; se nos debe formar para hacer las preguntas correctas y plantear soluciones eficientes, no para conocer a profundidad el mundo animal.

Las sociedades actuales y del futuro requieren ciudadanos con la capacidad de hacer las preguntas correctas y plantear soluciones factibles y eficientes; para esto debemos repensar el proceso educativo y sus contenidos, ya que hemos logrado cruzar el umbral conceptual de aceptar que los niños son más hábiles de lo que antes se pensaba.

La sostenibilidad de las sociedades y el futuro de los países se define en las aulas, y por esto es necesario evaluar de manera continua estos procesos y ajustarlos a las necesidades de los años por venir y no seguir anclados en las tradiciones educativas que no han aportado a la sociedad más que ciudadanos muy informados pero con serias dificultades de enfrentarse a la cotidianidad y al mundo productivo.

Camilo Herrera Mora

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado