¿Qué esperar para el precio del petróleo?

Hacia julio del 2008, el barril de petróleo alcanzó precios históricos en torno a los 147 dólares. S

Redacción Portafolio
POR:
Redacción Portafolio
febrero 28 de 2011
2011-02-28 11:47 p.m.

Mucho se ha hablado en los últimos días sobre el comportamiento alcista del precio del petróleo, que logró superar temporalmente la barrera de los 100 dólares el barril.
Algunos fundamentan tal accionar a la crisis social y política que estalló recientemente en el norte de África, ya que si bien los países involucrados no tienen un peso preponderante en la producción a nivel mundial, se teme que esta situación se termine expandiendo hacia otras naciones de la región con mayor peso productivo y entonces sí se vea comprometido el suministro, al punto que no pueda cubrir la actual demanda mundial.
Otros, en tanto, consideran que el motivo real del avance del petróleo está fundamentado en la recuperación de la demanda mundial, tras la fortaleza que han mostrado los commodites y muchas economías emergentes después de la crisis subprime del pasado 2008.
En resumen, del mismo modo que encontramos fundamentos que estarían indicando que el avance del precio del petróleo es de carácter coyuntural, existen soportes que estarían mostrando la posibilidad de que este progreso sea tendencial y, por consecuencia, tienda a extenderse hacia adelante.
En este sentido, resulta interesante conocer qué es lo que nos estaría indicando la corriente del análisis técnico, que de algún modo se mantiene ajena a los fundamentos y se limita a la lectura del comportamiento de los precios en las gráficas, intentando, a partir de ello, inferir movimientos futuros de estos.
ANÁLISIS TÉCNICO DEL PETRÓLEO
Hacia julio del 2008, el barril de petróleo alcanzó precios históricos en torno a los 147 dólares. Sin embargo, seis meses más tarde los precios descendieron poco más del 70 dólares, hasta alcanzar valores mínimos de 33 dólares por barril. La consistencia de la baja ha sido tan importante que resulta difícil interpretarla como un simple movimiento correctivo, aún cuando la misma se haya dado bajo un contexto de crisis mundial.
En este sentido, debemos decir que desde una perspectiva técnica resulta poco probable considerar que el avance actual del commodity se trate de un movimiento tendencial, y por lo tanto, aún cuando puedan darse extensiones alcistas en el corto plazo, creemos que hay que ser cuidadosos desde el punto de vista operativo.
En efecto, como se puede observar en la gráfica adjunta, la recuperación del precio del petróleo desde los mínimos de enero del 2009, en torno a los 33 dólares, ha logrado hacia el mes de febrero del presente año superar marginalmente el escollo de 100 dólares por barril. Mucho se ha hablado en los medios de prensa sobre el rebasamiento de este valor que se interpreta ‘psicológico’, ya que ha sido justamente para esta misma fecha cuando en el 2008 el commodity supera dicha barrera, y ello actuó como detonante principal para la liberación del movimiento alcista que meses más tarde alcanzó los históricos 147 dólares por barril.
Sin embargo, a diferencia de aquel momento, en la actualidad la zona de máximo testeada en torno a los 100-110 dólares no es una simple resistencia psicológica, sino que justamente en estas instancias la subida desde los mínimos de 33 dólares ha recortado los 61,8 dólares exactos de Fibonacci al movimiento de baja previa antes mencionado.
Si bien para el lector este puede ser un dato poco importante o irrelevante, para un analista técnico no lo es, ya que estas instancias de máximos testada, dependiendo de su firmeza, podrían estar dando respuesta a lo que comentáramos al inicio de la nota sobre si la subida actual del commodity es o no de carácter tendencial.
En concreto, creemos que mientras los precios del petróleo no accedan por encima de la zona de 100-110 dólares por barril, habrá posibilidades de inflexiones bajistas directas desde estos mismos niveles con la intención de recortar el avance de las últimas semanas y llevar de esta forma los precios mínimamente de regreso hacia la zona de 85-80 dólares y con posibilidades, incluso, de acceder hacia niveles inferiores en los próximos meses; ello sería ya como proceso correctivo a las ganancias acumuladas en los últimos dos años.
Ahora, si por el contrario el petróleo sostiene su firmeza y ante ello se logre un quiebre alcista de los 110 dólares por barril, entonces debemos saber que se estará liberando un movimiento de avance mayor que mínimamente acceda en las próximas semanas hacia los 120-122 dólares, lo que implicaría un movimiento adicional del 10 dólares, o bien ya de regreso hacia los máximos históricos de 147 dólares por barril; evento que de materializarse, seguramente estaría acompañado de un contexto internacional, al menos comprometedor. Veamos entonces…

RUBEN ULLÚA.

Director Ruarte’s Reports.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado