Inversiones: sorpresas del 2012

Dentro de un marco de bajo crecimiento económico y de una alta ingerencia en los mercados por parte de la clase política, el 2012 terminó siendo un año muy favorable para las acciones en cuanto a volatilidad y rendimiento.

Redacción Portafolio
POR:
Redacción Portafolio
enero 31 de 2013
2013-01-31 01:03 a.m.

Escribían en Portafolio en febrero 3 del 2012, citando a José Fernando Restrepo, director en ese entonces de investigaciones económicas de InterBolsa, que “si bien el comienzo del año fue positivo, es de esperarse que continúe la volatilidad en los mercados. Europa es un riesgo latente que aún no se ha solucionado y de eso depende el sentimiento inversionista del mundo”.

Parecía, en efecto, que ese continente iba camino al derrumbe y que, además, la desaceleración en China podría llevarse por delante al resto del mundo. En realidad, esa aseveración hacía parte del consenso: de acuerdo con Morningstar, $65.000.000 de dólares fueron retirados de los fondos de acciones el año pasado en los EE. UU.

Pero nada más contraproducente en el tema de inversiones que cuando todo el mundo se pone de acuerdo. El hecho fue que dentro de un marco de bajo crecimiento económico y de una alta ingerencia en los mercados por parte de la clase política, el 2012 terminó siendo un año muy favorable para las acciones en cuanto a volatilidad y rendimiento, aunque también, en menor grado, para la renta fija.

Como muestra de ello, y gracias a la información que suministra esa firma, dentro del universo de fondos cuyas acciones se cotizan en bolsa, el de mayor rentabilidad resultó siendo el VelocityShares Daily Inverse VIX Short-Term ETN (XIV), ¡con un 154%! Su desempeño está ligado al inverso del movimiento diario de un índice que mide la volatilidad del índice S&P 500 –afortunados aquellos que tuvieron la clarividencia de apostarle a una menor volatilidad en el mercado de acciones–. No sobra advertir que los fondos apalancados y los inversos están diseñados para lograr su objetivo en periodos diarios. En periodos mayores, suelen alejarse significativamente del índice correspondiente. 

Entre los ETF no apalancados sobresalieron iShares Dow Jones US Home Construction (ITB), con un rendimiento de 79%; ProShares Ultra Nasdaq Biotechnology (BIB), con 66%, y Guggenheim China Real Estate (TAO), con 59%. Y entre los ETF dedicados a un solo país encabezaron la lista TUR, de Turquía, con 65%, EPHE, de Filipinas, con 48%, y EGPT, de Egipto, con 45%. Algunos de estos fondos no son sino un ejemplo del poco paralelismo que existe entre el estado de la economía y las oportunidades en el mercado de acciones. 

En cuanto a los fondos mutuos, el de mayor rendimiento fue el ProFunds UltraSector Mobile Telecom (WCPIX), con una rentabilidad de casi 82% (29% anual en promedio a tres años, pero con una caída de 89% en el 2008); su objetivo es lograr resultados diarios, antes de comisiones y gastos, equivalentes a 1,5 veces el retorno diario del índice Dow Jones U.S. Mobile Telecommunications.

Con respecto a las categorías, y de acuerdo con la clasificación que hace esa firma, sobresalió la de finca raíz a nivel global, con un rendimiento promedio cercano al 30%. Los tres fondos con mayor rendimiento dentro de esta categoría, a la cual pertenece Fidelity International Real Estate (FIREX), quizás el más conocido de ellos, rondaron el 50%. 

También resultó llamativo el rendimiento promedio de los fondos en los sectores financiero (22%) y de bienes de consumo expuestos al ciclo económico (ventas al detal, automóviles y autopartes, construcción residencial, hoteles, restaurantes, entretenimiento), cercano al 20%; esto último seguramente ligado a lo que en un momento pareció un renovado optimismo por parte de los consumidores al constatar que los precios de sus viviendas pudieron haberse estabilizado, y con la perspectiva de que pronto volverán a crecer –aunque el profesor Shiller se mostró bastante escéptico al respecto en su última columna en el New York Times, además de que el último dato recién publicado no resultó tan favorable en cuanto a la confianza del consumidor–.

Los fondos de acciones en los sectores de metales preciosos (-11%), empresas de energía (-1,6%) y recursos naturales (0,5%) fueron los que más bajas rentabilidades mostraron.

Por el lado de fondos internacionales, los especializados en India (una categoría con solo una decena de fondos, muy pequeña para los estándares en ese país) obtuvieron 27%; entre ellos, el rendimiento más alto fue el de BlackRock India Investor A (BAINX), con 34%. 

Los de Asia ex-Japón (23%), y los de empresas no norteamericanas de baja capitalización (21%), obtuvieron el segundo y tercer puesto respectivamente. Japón y Latinoamérica, con 10% cada uno, fueron las categorías internacionales con más pobres resultados. Vale la pena recalcar que, a 10 años, tres fondos especializados en Latinoamérica encabezan las listas, todos con un promedio anual superior a 20%.

Pero el fondo internacional con mayor rendimiento fue ProFunds UltraJapan Inv (UJPIX), con 48%. Persigue el doble del movimiento diario del índice Nikkei 225.

En cuanto a renta fija, la categoría con mayor rendimiento fue la de países emergentes, con una rentabilidad del 17%. 

Además de los sectores de metales preciosos y energía, solamente las acciones en las categorías de inversiones alternativas y de commodities presentaron rendimientos negativos. Llamativo eso sí el de los fondos especializados en Europa, con un promedio de 20%.

No sobra recordar que comprar o vender, basado en los resultados, no es la forma más prudente de invertir.  

Harry Adler / Asesor en Inversiones Internacionales

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado