close
close
Coyuntura

EE. UU. frente a la inseguridad colombiana

No se ha sentido una fuerza creadora, sobre la necesidad de tener una política efectiva sobre la seguridad nacional.

Ricardo Arquez
POR:
Ricardo Arquez
mayo 26 de 2021
2021-05-26 08:54 p. m.

Es de conocimiento que Juan González Román, es colombiano, funge como director para el hemisferio occidental, es decir para América, nombrado por el Presidente Joe Biden, su papel es el de asesorar en temas de política de seguridad y asuntos exteriores y coordinación de las políticas para la seguridad, con el cual amerita analizar, lo que significaría su acercamiento para nuestro país, porque debe ser muy unánime en el marco de un proyecto de cambio sobre el enfoque de seguridad.

El acercamiento con Juan González, conlleva a un alto compromiso para la seguridad bilateral de las dos naciones, asumir una fuerza necesaria para restaurar el liderazgo que se traduce ante el momento actual.

Es evidente que hemos retrocedido a pasos agigantados por la crisis social que se ha desencadenado no solo por los efectos del covid, sino por una desinstitucionalización, el incremento de falta de ingresos suficientes para lograr los alimentos diarios, esta situación ligada a corrupción, incremento del narcotráfico, y a los niveles de inseguridad nacional donde “el 93% de los colombianos opina que la seguridad disminuyó, los ciudadanos se sienten inseguros en el país” (Invamer), merece pensar en un nuevo orden.

Ante la grave situación, es el momento para que González empuje una agenda profundamente pactada con mucha seriedad con el gobierno, y ojalá, para un llamado al Congreso de la Republica, ante esos congresistas, que creen que todo anda bien, y que no ha pasado nada, que ha conllevado a la desconfianza. No se ha sentido una fuerza creadora, sobre la necesidad de tener una política efectiva sobre la seguridad nacional.

¿Y qué tiene que ver el Congreso de la Republica? esta célula legislativa, tiene una fuerza política para haberle apostado a tener avances en la seguridad nacional, haber exigido retomar el diálogo con el acuerdo de paz, y los alzados en armas, lo que se ha validado es el unanimismo. No se debe seguir cayendo en el mismo juego de nepotismo y amiguismo, en dialogar con quienes eligieron a los congresistas, o con los amigos de las instituciones.

González Román es un actor clave que viene con un enfoque claro, que se traduce en el alto valor que implica la democracia en seguridad, para tratar temas como la reactivación segura, trabajo coordinado contra narcotráfico y el crimen transnacional, así se concibe desde la casa Blanca, sobre como avanzar en seguridad ante los cambios que ha tenido el hemisferio, y no bajo el enfoque pobre que tuvo Trump sobre transaccionalismo (lo que percibo a mi manera lo transo sin importar el debido proceso), ‘Si haces esto por mí, yo haré esto por ti. Si no haces esto, te sancionaré’.

Un Plan para la seguridad sin apostarle a cómo controlar el abuso de poder, sin un tratamiento a las redes criminales masivas, al incremento de la pobreza, inequidad y corrupción, seria incompleto. La agenda del Presidente Biden a través de Juan González Román, pretende un enfoque diferente, no va haber un silencio ante la presencia de la corrupción, el Presidente Duque refrendó ante González Román su compromiso para la reactivación segura, y el trabajo mancomunado, y ese compromiso implica mucha seriedad.

Colombia cuenta con una Política de Defensa y Seguridad para la Legalidad, el Emprendimiento y la Equidad, pero está, no se ha desarrollado a cabalidad, requiere de mucha dosis de voluntad política. El documento como hoja de ruta tiene el objetivo de “responder a las amenazas y desafíos de seguridad, desde un enfoque multidimensional, con el fin de fortalecer la legitimidad estatal”, ello, ante el rotulo en que se encuentran las fuerzas armadas derivada de la desconfianza, de las múltiples denuncias por presuntas violaciones a derechos humanos, por las fallas ante el control a la violencia y ante el manejo que ha tenido a las protestas, requieren de recambios.

Al interior de esta política de interés nacional se encuentra la valoración publica del “agua, la biodiversidad y el medio ambiente” para convertirla en un asunto de “seguridad su protección y preservación frente a intereses foráneos y a la acción depredatoria del narcotráfico, la extracción ilícita de minerales y la deforestación”, esto debe incluir la seguridad en las ciudades, solo hace falta la voluntad para legitimar una cara diferente sobre el hacer del Estado, para que los planes de seguridad nacional, funcionen con eficacia, guardando el respeto a los protocolos de derechos humanos, que en el actuar de la policía se sienta el compromiso con la convivencia y la paz, para asegurar el honor a la patria.

Por Ricardo Arquez B.
Abogado especialista en Derecho Administrativo
arquezbasesores@gmail.com

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes