columnista

El Conpes mompoxino y la otra cara del territorio

El municipio no creció hacia afuera sino hacia adentro, involucionó, generó una “implosión” social y estructural. 

Ricardo Arquez
POR:
Ricardo Arquez
enero 07 de 2021
2021-01-07 09:46 p. m.

En la historia política de Mompox, se le ha otorgado un plan estratégico de inversiones por $130.000 millones, a través del documento del Consejo de Política Económica y Social, Conpes, según el mensaje de Luis Alberto Rodríguez, director de Planeación Nacional, con el cual incluyen diferentes líneas para alcanzar el fortalecimiento de la capacidad institucional del nuevo Distrito de Mompox, para mejorar su desarrollo turístico, y poner a funcionar una “infraestructura vial, digital y del servicio de agua potable y aseo”.

La llegada del Conpes, representan muchas cosas. Implica un plan de choque de gestión, habilitar las condiciones institucionales, sociales, económicas e infraestructura, y eso significa pensar en una revisión a vetustos modelos de gestión, e impulsar las características turísticas culturales, e históricas, la conectividad, fortaleciendo el turismo.

Una visión en el horizonte independiente del documento Conpes, es tener el foco claro para favorecer la apropiación pública de la ciencia y tecnología, para que artesanos, ebanistas, fabricantes de quesos de capa y joyeros, se inserten a tecnificar la producción de bienes y servicios.

Desde el epicentro de la administración hay que hacer recambios para potenciar el fortalecimiento institucional, darle más peso a la gobernabilidad, que en su historia institucional ha sido débil. Y, ¿cómo debería jugar la ciudadanía, en estos momentos, a través de una visión pospandemia? que, de acuerdo a muchas precariedades sociales, por la polarización, altos niveles de pobreza, carencia de capacidad civil de convocatoria, ameritan, especie de un lavado interior que haga mostrar un cambio de actitud.

Observando más allá del documento Conpes, significa darles un vuelco a las condiciones de los barrios en el marco de ciudades modernas autosuficientes.

Un desarrollo urbano no solo amigable con el medio ambiente sino con una agenda de desarrollo de cara al río, y que empodere la confianza con sentido de seguridad. Hacer más sostenible el espacio público, más saludable, paisajístico y participativo. El uso del suelo sobre la dinámica del espacio público tiene un fuerte conflicto que hay que resolver y volverlo equitativo. En la historia no se han tenido estudios de prefactibilidad, o planes parciales que indiquen sobre una valoración publica agroindustrial, o de zona franca turística.

Y, ¿por qué implica tener un enfoque fuerte más allá de la llegada del documento Conpes?, porque será un documento por una sola vez, situación que preocupa ante la creciente crisis, porque no ha existido de tiempo atrás un plan de desarrollo departamental y local, que hubiesen logrado su efectividad. Todos los corregimientos de Mompox están sumidos a modo de deplorable miseria. No existe una institucionalidad rural fuerte. El territorio rural no se ha descentralizado, hay que cambiar el modelo de gobernanza sobre el factor rural.

El viejo municipio del siglo pasado no creció hacia afuera sino hacia adentro, involucionó, generó una “implosión” social y estructural. Mompox debe ser una ciudad icónica en todo su conjunto de ruralidad y casco urbano.

Ricardo Arquez Benavides
Abogado especialista en Derecho Administrativo
arquezbasesores@gmail.com

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes