Columnista

EPM, nuevo foco energético en el Caribe

Los protuberantes problemas causados en presencia de Electricaribe no se resolverán a corto plazo, lo que justifica pensar en una cultura de cambio.

Ricardo Arquez
POR:
Ricardo Arquez
agosto 27 de 2020
2020-08-26 09:10 p. m.

La puesta del foco más allá del horizonte en cabeza de las Empresas Públicas de Medellín E.S.P - EPM, y del El Consorcio Energía de la Costa como nuevos operadores del servicio de energía eléctrica para cubrir un mercado de 2.7 millones de clientes de la Región Caribe, corresponde a un segmento atractivo que implica un modelo de gestión más efectivo, que garantice una relación de confianza con la ciudadanía, y por ende, un modelo de servicio de calidad, continuidad y cobertura, que merece esta importante región del país.

Un nuevo conjunto de recursos, en tecnologías, organización y con aplicación de instrumentos novedosos para el desarrollo de bienes y servicios en energía incluye miradas distintas, sobre garantías ante la situación social, que demanda apuestas a la valoración del tejido social y empresarial de la región, que implica la solución a la suspensión sistemática del servicio de energía que se ha venido dando de tiempo atrás, que ha venido manteniendo en zozobra a la población, esa situación de zozobra, debe llegar a su fin, en la que debe revertirse para poder acercar a la población, y al sector productivo a nuevas realidades con valoración de los derechos fundamentales sobre una mejor calidad de vida de los ciudadanos, y con soluciones efectivas que aseguren la productividad, la competitividad, y la satisfacción.

El reto con efectividad, demanda la participación ampliada, con otro criterio más articulado, que, por la magnitud del problema estructural, ante un segmento de 2.7 millones de usuarios con incertidumbres, espera a los nuevos operadores con el mejoramiento de redes, solución de los subsidios pendientes, recambios en adecuaciones de estaciones y subestaciones y demás infraestructura, gestión a otra formula tarifaria, con procedimientos tecnológicos al sistema de medición, incluyendo planes para el mejoramiento del recaudo, y por qué no, el acompañamiento de la CREG, de los ministerios de Minas y Energía, y de Hacienda y Trabajo, necesarios ante la llegada de la EPM y del Consorcio Energía de la Costa.

El Grupo EPM cumple con las garantías en experiencias, y confiabilidad ante los requisitos exigidos por la Superintendencia de Servicios Públicos Domiciliarios, sobre distribución y comercialización de energía y gas natural, que frente a la situación del covid, por el marasmo en que estamos metidos, conlleva involucrar un plan estratégico teniendo en cuenta la débil realidad socioeconómica, en servicios, y consumo de energía en la mayoría de los municipios del Caribe.

Mirando con un foco más allá, se necesitan más inversiones para lograr una solida infraestructura para el suministro de energía.

Los protuberantes problemas causados en presencia de Electricaribe, no se resolverán a corto tiempo, lo que justifica pensar en una cultura institucional sobre los procesos de cambio, en lograr una operación de negocios de transmisión, distribución y comercialización de energía, un plan de acción para avanzar en proyectos y soluciones, la necesidad de gestionar la transición para encontrar correcciones a la prestación del servicio de energía eléctrica, que necesita la Región Caribe.


Ricardo Árquez Benavides
Abogado, especialista en derecho administrativo y analista desarrollo sostenible.
arquezbasesores@gmail.com

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes