Ricardo Ávila
Retrospectiva

A mantener el ritmo

"Decir que la semana que termina no fue apta para cardiacos suena a lugar común, aunque es cierto".

Ricardo Ávila
Exdirector de Portafolio
POR:
Ricardo Ávila
agosto 16 de 2019
2019-08-16 08:00 p.m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

Decir que la semana que termina no fue apta para cardiacos suena a lugar común, aunque es cierto. La volatilidad en los mercados internacionales volvió con fuerza y Colombia no se pudo sustraer a esa realidad. Así lo demostró el precio del dólar que llegó a otro máximo histórico, si bien el viernes las aguas se aplacaron un poco.

El motivo del nerviosismo fue el mismo de tiempos recientes. Aparte de la confrontación comercial entre China y Estados Unidos, los inversionistas buscaron refugio en los papeles considerados más seguros, con lo cual se produjo el fenómeno de la curva de rendimientos invertidos. Sin entrar en honduras, esta aparece cuando los bonos de corto plazo rinden más que los de largo término.

Y aunque se podría pensar que la anomalía no es tan grave, la experiencia muestra que en ocasiones anteriores acabó presentándose una recesión meses más tarde. Debido a ello el pesimismo viene al alza y se ve acentuado por otro tipo de emergencias: desde la posibilidad de un Brexit duro hasta las protestas en Hong Kong que amenazan la estabilidad de la plaza financiera más importante de Asia.

En contraste, Colombia acabó siendo portadora de buenas noticias. Tal como lo informó el Dane el jueves el crecimiento de la economía se ubicó en 3 por ciento durante el segundo trimestre, superando las apuestas de varios analistas. A pesar de que la cifra es baja cuando se mira desde una perspectiva histórica, supera con creces el promedio latinoamericano.

Debido a ello, los observadores recibieron de buen agrado la noticia. Es destacable que ningún sector mostró desempeño negativo y que el consumo de los hogares continúa firme. Al comercio le fue bien, al igual que a las actividades financieras, mientras que las obras civiles lograron compensar la mala hora del ramo edificador. Ahora de lo que se trata es de conseguir que el ritmo observado se mantenga en lo que queda del 2019 e incluso aumente. Para que eso ocurra, la confianza de la ciudadanía y de los empresarios es clave si se trata de evitar el contagio que se ve en otras latitudes.

ricavi@portafolio.co
@ravilapinto

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado