Ricardo Ávila
brújula

Dos realidades distintas

Aquella impresión de que no hay una América Latina homogénea volvió a quedar en evidencia ayer.

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
POR:
Ricardo Ávila
julio 23 de 2018
2018-07-23 08:54 p.m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

Aquella impresión de que no hay una América Latina homogénea volvió a quedar en evidencia ayer, después de que el Fondo Monetario Internacional dio a conocer sus cálculos sobre las perspectivas económicas de los países de la región. La proyección complementa la realizada la semana pasada, cuando se supo que el crecimiento esperado para el área es ahora del 1,6 por ciento para el 2018, cuatro décimas menos que lo estimado en abril.

Sin embargo, detrás de esa cifra hay dos realidades opuestas. Para decirlo con claridad, los problemas se concentran en las tres economías más grandes de la zona y en Venezuela, cuya debacle sigue, a pesar del repunte en los precios del petróleo.

Para comenzar, Brasil andará a un ritmo más lento del 1,8 por ciento (medio punto menos de lo que se creía hace tres meses), debido a las consecuencias derivadas de una huelga de transportadores en mayo y a la incertidumbre electoral. México tiene una nube en el horizonte, por cuenta de la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, cuyo pronóstico es reservado.

Argentina merece una consideración, pues si en abril se proyectaba una expansión de 2 y 3,2 por ciento para este y el próximo año, respectivamente, ahora las cifras son 0,4 y 1,5 por ciento. La causa es el programa de ajuste negociado con el FMI a cambio de un paquete de ayuda de 50.000 millones de dólares.

La otra cara de la moneda es la de Chile, que en el 2018 crecería un 3,8 por ciento, cuatro décimas más que el pronóstico previo, gracias al buen comportamiento de la demanda interna y la inversión. Perú sigue en el 3,7 por ciento para este periodo, al igual que Colombia, en el 2,7 por ciento. En lo que atañe al próximo año, las expectativas son más altas, de 4,1 y 3,6 por ciento, respectivamente.

De tal manera, mientras las economías de mayor tamaño enfrentan nuevos tropiezos, las tres siguientes pintan un poco mejor. Y en lo que a nosotros respecta, estaremos por encima del promedio. No es mucho, pero sirve.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado