Ricardo Ávila
brújula

Entre líneas

Desde el punto de vista de los analistas, la sesión de la junta directiva del BanRepública que se realizó el viernes, tuvo resultados previsibles.

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
POR:
Ricardo Ávila
octubre 28 de 2018
2018-10-28 04:50 p.m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

Desde el punto de vista de los analistas, la sesión de la junta directiva del Banco de la República que se realizó el viernes pasado, tuvo resultados previsibles. Tal como se esperaba, la entidad dejó quieta la tasa de interés que les cobra a las instituciones financieras por darles liquidez temporal y que está en 4,25 por ciento anual. La reunión fue corta y la decisión se tomó por votación unánime.

No obstante, una lectura entre líneas del escueto comunicado expedido deja en claro que el Emisor mira con ceño fruncido algunas tendencias. Para comenzar, reconoce que las circunstancias internacionales están cambiando, como señala la afirmación de que “la aversión al riesgo global se ha incrementado”, lo cual se traduce en más devaluación.

Frente al giro en la dirección del viento, el Banco no piensa quedarse con los brazos cruzados. Así, el programa de compra de divisas que operó en octubre seguirá su curso con la adquisición de 400 millones de dólares. Lo más prudente, dada la coyuntura, es buscar que el saldo de reservas en divisas aumente, sobre todo cuando es previsible que la línea de crédito flexible que nos otorgó el Fondo Monetario hace varios años se reduzca.

Pero tal vez lo más relevante del pronunciamiento oficial es la advertencia de que “los indicadores de actividad económica para el tercer trimestre sugieren que la economía habría continuado con un crecimiento similar al registrado en primera mitad del año”. Dicho de otra forma, el equipo técnico del Emisor no ve la aceleración en el ritmo del Producto Interno Bruto que otros pronostican.

Esa aseveración contrasta con lo que decía recientemente la entidad y lleva a pensar que en la segunda parte del 2018 seguiríamos en el 2,4 por ciento anual. Para quienes tratan de mirar la bola de cristal, ello implicaría que la expectativa de aumento en los intereses se concretaría más tarde que temprano.

Todo dependerá de cómo se comporte la inflación, que por ahora está bajo control. El lío es que con la probabilidad de un fenómeno de ‘El Niño’ en 90 por ciento, el costo de la comida subiría. Eso sería otro dolor de cabeza.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado