Ricardo Ávila
brújula

Euforia decembrina

Decir que “llegó diciembre con su alegría” es una manera de presentar el sentimiento de los mercados ayer.

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
POR:
Ricardo Ávila
diciembre 03 de 2018
2018-12-03 08:21 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

Decir que “llegó diciembre con su alegría” es una manera de presentar el sentimiento de los mercados ayer, cuando se vio una euforia ,ausente desde hace tiempo. Desde Tokio hasta Nueva York, las acciones reaccionaron positivamente, en respuesta al encuentro que sostuvieron Donald Trump y Xi Jinping cuando se encontraron en la cumbre del Grupo de los Veinte que tuvo lugar en Buenos Aires.

A pesar de que todavía no se conocen anuncios concretos, tanto el tono cordial de la reunión como un vago comunicado y los trinos del inquilino de la Casa Blanca, sirvieron para que se hable de una tregua entre Washington y Pekín, pues la posibilidad de una ronda adicional de sanciones se aplaza por 90 días. El cese temporal de hostilidades hace pensar que el fin de la guerra comercial es posible.

Como consecuencia, los inversionistas se volcaron hacia aquellos sectores que habían perdido lustre. Ese es el caso de las compañías que fabrican automóviles o de las vinculadas a la tecnología. Y en el caso particular de China, todos los índices bursátiles ganaron terreno, ya que la percepción de los expertos es que los obstáculos a las exportaciones de la nación más populosa del mundo explican la desaceleración de su economía, según lo mostraron las cifras del último trimestre.

El menor nerviosismo acabó impactando otros mercados. De tal manera, los márgenes de riesgo de la deuda de los países emergentes disminuyeron y el petróleo volvió a ubicarse por encima de los 60 dólares por barril, en el caso de la variedad Brent. La oleada de optimismo se extendió a bienes primarios adicionales ante la esperanza de que las cosas volverán a la normalidad pronto.

En respuesta, no faltaron los analistas que a riesgo de ser acusados de dañar la fiesta, se encargaron de recordar que es mejor andar con pies de plomo. A fin de cuentas, una cosa es pensar con el deseo y otra concluir que la amenaza proteccionista es asunto del pasado. Si esa postura es la correcta, la volatilidad de las últimas semanas todavía no ha terminado.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado