Ricardo Ávila
brújula

La meta se acerca

A pesar de que buena parte del país se encontraba de vacaciones, pocos ignoraron la información reportada por el Dane el pasado viernes en la noche.

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
POR:
Ricardo Ávila
enero 08 de 2018
2018-01-08 05:33 p.m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

A pesar de que buena parte del país se encontraba de vacaciones, pocos ignoraron la información reportada por el Dane el pasado viernes en la noche, según la cual el aumento en el Índice de Precios al Consumidor cerró en 4,09 por ciento en el 2017. Los críticos señalaron que por tercer año consecutivo la inflación superó la meta establecida por el Banco de la República, mientras que los optimistas insistieron en que el resultado final está más de un punto y medio por debajo del guarismo registrado en el 2016.

Ambas afirmaciones son verdad y lo que importa ahora es entender las consecuencias que la cifra del alza en la canasta familiar tiene para la economía en el año que comienza.
De un lado, una buena cantidad de costos y servicios –multas y peajes, entre otros– se reajusta de manera automática, esta vez con una inercia menor que en el pasado reciente. Del otro, las negociaciones de reajuste salarial incorporan un elemento adicional, distinto al de incremento del sueldo mínimo.

Dado que el peso de la indexación no es poco, los analistas reconocen que las cosas se ven más fáciles que en el pasado reciente a la hora de cumplir con los parámetros fijados por el Emisor. Aun así, conseguir que la inflación se ubique entre el 2 y el 4 por ciento anual va a requerir que los encargados de la política económica mantengan los ojos abiertos para reaccionar, en caso de que ocurran sorpresas. Las tarifas, para citar un caso, no pueden estar bajo el radar de las autoridades.

Las expectativas de los expertos señalan que hay confianza en que la carestía vuelva al cauce estipulado. Para comenzar, no hay trastornos climáticos en el horizonte que incidan sobre la oferta de alimentos, mientras que en materia cambiaria tampoco existen presiones en el corto plazo.

Bajo el supuesto de un retorno gradual a la normalidad, se mantiene la apuesta de que el Emisor podrá recortar su tasa de interés hasta en medio punto porcentual, a medida que pase el calendario. Para que ello suceda, sin embargo, el ritmo inflacionario necesita bajar más y ese aún no es un hecho cumplido.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado