Ricardo Ávila
brújula

Lo que salva la partida

Vale la pena tomar el descenso en la confianza del consumidor con un grano de sal.

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
POR:
Ricardo Ávila
mayo 22 de 2019
2019-05-22 10:06 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

El contraste es curioso, por decir lo menos. Y es que mientras la confianza del consumidor en Colombia experimentó un importante retroceso en abril y volvió al terreno negativo, la de comerciantes e industriales muestra una clara tendencia al alza, con cifras que están en negro. La aparente contradicción sugiere que aunque la gente vea la realidad con un lente más oscuro, dos actividades clave del sector privado no dan señales de alarma.

¿Cómo se explica la disparidad? Para comenzar, los índices que construye Fedesarrollo incluyen más elementos objetivos en lo que atañe a los empresarios. En contraste, la calificación que hace la gente de la coyuntura y las expectativas se basa en percepciones.

Un ejemplo ilustra mejor esa afirmación. A los comerciantes se les pregunta sobre su situación económica y sus inventarios. Es de imaginar que las respuestas en cada caso se apoyan en lo que dice la contabilidad respectiva y no en impresiones sin fundamento. También hay un interrogante sobre lo que pasará en el semestre que viene, en lo cual hay un elemento parcial de subjetividad. Con las manufacturas sucede algo similar.

Los datos disponibles concuerdan con las apreciaciones favorables. Las ventas de los almacenes crecen de manera muy satisfactoria, como lo reportan los informes del Dane. Debido a ello, el sector del comercio le da una nota elevada a la marcha de sus cuentas.

Para los fabricantes de bienes la lectura es un poco menos entusiasta. Ello también coincide con la estadísticas oficiales, según las cuales la industria se expande, pero a un ritmo que no es todavía vigoroso. Una porción del crecimiento en la demanda ha beneficiado a las importaciones, que siguen subiendo.

En consecuencia, vale la pena tomar el descenso en la confianza del consumidor con un grano de sal. Es probable que las inquietudes respecto a otros temas nacionales como la política o la corrupción, expliquen el pesimismo de la gente. Pero lo que salva la partida es que los empresarios están contentos.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado