Ricardo Ávila
brújula

Un círculo vicioso

Los tiempos recientes no han sido buenos para el sector edificador.

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
POR:
Ricardo Ávila
febrero 13 de 2019
2019-02-13 09:20 p.m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

Los tiempos recientes no han sido buenos para el sector edificador. Así volvió a confirmarse ayer, después de que el Dane diera a conocer sus estadísticas sobre el comportamiento de las licencias de construcción para 302 municipios del país durante el 2018, periodo en el cual se registró una reducción del 5 por ciento en el área aprobada.

Las cifras son elocuentes: frente a permisos por un total de 31,4 millones de metros cuadrados en el 2015, el dato del año pasado se ubicó en 22,4 millones de metros. Si bien es cierto que no todas las aprobaciones se concretan en obras, la caída es de tal magnitud que no se puede desconocer. Además, el declive sigue sin que parezca tocar fondo.

Los motivos del enfriamiento son varios. Para comenzar, está el ritmo mediocre del crecimiento económico, que influye sobre el clima de los negocios, la generación de empleo, las expectativas de los consumidores y el ánimo de iniciar nuevos proyectos. Todos se combinan para que la oferta se reduzca y la demanda se debilite, dando origen a un círculo vicioso de cual no hemos salido.

A lo anterior se suman las realidades locales, que influyen sobre el negocio inmobiliario. Ese es el caso de la disponibilidad de tierra, que en algunos municipios es considerado un cuello de botella mayúsculo. No menos importante es la saturación de segmentos específicos, como puede ocurrir con los centros comerciales, las bodegas industriales, los edificios de oficinas y la vivienda dirigida a distintos estratos socioeconómicos.

Cómo dejar atrás la realidad actual y recuperar la dinámica perdida, es algo que está en la mente de las autoridades. Los nuevos programas que subsidian cuota inicial o tasa de interés, apuntan a que haya un mayor número de compradores. De otro lado, existen estrategias puntuales que se traducen en reformas a los planes de ordenamiento territorial o proyectos de envergadura. Falta ver si estos logran subir el ánimo de la gente y cambiar una tendencia que sigue siendo preocupante.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado