Ricardo Ávila
brújula

Viento a favor en Wall Street

El mercado bursátil neoyorquino alcanzó nuevos máximos históricos, alentado por una ola de compras.

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
POR:
Ricardo Ávila
septiembre 20 de 2018
2018-09-20 08:57 p.m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

Las tensiones geopolíticas en el mundo exhiben una clara tendencia al alza, pero a juzgar por el comportamiento de los inversionistas en Wall Street, el entusiasmo es la norma. Y es que ayer, el mercado bursátil neoyorquino alcanzó nuevos máximos históricos, alentado por una ola de compras.

Tan buen comportamiento puede sonar contradictorio a la luz del nuevo capítulo en la guerra comercial entre Estados Unidos y China. Las sanciones recíprocas anunciadas esta semana por Washington y Pekín eventualmente se sentirán sobre el ritmo del comercio internacional, aunque el efecto tardará en verse. Mientras tanto, pesan más los buenos resultados empresariales que los nubarrones.

Además, la economía estadounidense va viento en popa. De acuerdo con los pronósticos dados a conocer ayer por la Ocde, el crecimiento de este año ascendería a 2,9 por ciento, el ritmo más elevado desde el 2005. De manera complementaria, la confianza de los consumidores es elevada y los datos sobre el mercado laboral muestran una gran fortaleza.

Aparte de lo anterior, la reforma impositiva que sacó adelante el gobierno de Donald Trump en diciembre tuvo un efecto muy favorable sobre las utilidades de las compañías norteamericanas. El aumento en las disponibilidades de caja no solo se expresa en mayores programas de recompra de acciones, sino en mayores inversiones de capital.

Ante tanto vigor, aumentan las probabilidades de que el Banco de la Reserva Federal aumente la tasa de interés que les cobra a las entidades financieras por darles liquidez temporal. Los expertos hablan de dos vueltas de tuerca en lo que queda del 2008 y de tres más durante el próximo año. Debido a ello, la rentabilidad exigida a los bonos, también sube.

Todo lo anterior tiene implicaciones en el ámbito global. La más obvia es que el dólar debería seguir fortaleciéndose ante otras monedas, incluyendo las de las economías emergentes. Eso afectará al peso colombiano, así el petróleo se mantenga arriba.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado