Ricardo Ávila
Brújula

Con el pie izquierdo

El índice de desocupación se ubicó en 12,8 por ciento en enero, un alza de un punto porcentual con respecto al mismo periodo del año pasado.

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
POR:
Ricardo Ávila
febrero 28 de 2019
2019-02-28 07:42 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

Hay que remontarse al 2011 para encontrar una tasa de desempleo a nivel nacional, que supere la reportada este jueves por el Dane. De acuerdo con la entidad, el índice de desocupación se ubicó en 12,8 por ciento en enero, un alza de un punto porcentual con respecto al mismo periodo del año pasado.

En el caso de las 13 áreas metropolitanas más grandes, la cifra fue mayor, aunque el deterioro menor, pues el dato de 13,7 por ciento apenas sobrepasa en tres décimas al del 2018 e incluso es menor al 14,1 del 2016. De todas maneras, sería equivocado ignorar las señales de alerta en lo que hace al mercado del trabajo, que parece ir en contravía de una economía que tiende a acelerar el paso.

Parte de la explicación recae en el comportamiento de la oferta laboral. Durante el primer mes del 2019, la cantidad de ocupados subió en 58.000 personas, lo que equivale a un alza del 0,3 por ciento. Aun así, los desocupados aumentaron en más de 10 por ciento, a pesar de que la población inactiva también se expandió. Ello quiere decir que hay una mayor presión por ocupar las vacantes, algo en lo cual influye la migración venezolana.

Vale la pena señalar que ese no es el único motivo. Las actividades relacionadas con los oficios del campo mostraron un bajón de 140.000 plazas, que tuvo dos epicentros en las regiones oriental y pacífica. Ese deterioro amerita un examen cuidadoso.

Ahora la pregunta que se hacen los analistas es qué va a pasar en lo que queda del calendario. Al respecto, la esperanza es que las cosas empiecen a mejorar por cuenta de una economía que debería crecer a tasas superiores al 3 por ciento anual.

Si eso ocurre, la construcción engancharía más personal, al igual que el comercio, el transporte y, en menor grado, la industria. Lo de las zonas rurales es un enigma, mientras que las actividades inmobiliarias podrían ayudar. No obstante, nada esta asegurado y el veredicto final lo darán los números, que comenzaron el año con el pie izquierdo.

ricavi@portafolio.co
@ravilapinto

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado