Ricardo Ávila
brújula

Después de la tempestad

Se puede decir que la tempestad duró poco y que, una vez terminó, regreso la calma al mercado cambiario.

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
POR:
Ricardo Ávila
agosto 27 de 2018
2018-08-27 09:00 p.m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

A juzgar por lo sucedido este lunes en el mercado cambiario colombiano, el salto que dio el dólar hace unos días resultó efímero. Después de haber estado por encima del nivel simbólico de 3.000 pesos del 15 al 21 de agosto, el billete verde se enrutó por un camino descendente. Así, la tasa representativa del mercado para el martes será de 2.934 pesos.

Son varias las explicaciones que ayudan a entender lo sucedido. Para comenzar, las bolsas de valores en las principales plazas retomaron su tendencia alcista, dejando atrás los miedos que surgieron por cuenta de Turquía. El acuerdo alcanzado entre Estados Unidos y México en torno al Nafta, despejó varios nubarrones y dio lugar a muestras de optimismo.

Por otra parte, el mensaje que entregó el presidente del Banco de la Reserva Federal, Jay Powell el viernes, sugirió que la entidad será prudente en lo que atañe al aumento de tasas de interés. Si bien la inflación norteamericana muestra tendencia al alza, la señal es que las autoridades monetarias enfrentarán los brotes de mayores precios con cabeza fría.

A lo anterior se suma que las cotizaciones del petróleo volvieron a subir. En la víspera, el barril de crudo de la variedad Brent se ubicó por encima de los 76 dólares, tras conocerse que el volumen de inventarios estadounidenses descendió mucho más de lo que pronosticaban los analistas. El incendio de una refinería en Gran Bretaña también se sintió.

Ante la disminución de los temores con respecto a la salud de la economía mundial y al impacto de la guerra comercial en marcha, las monedas de las economías emergentes se fortalecieron frente al dólar. A lo anterior hay que agregar el avance en el valor de los hidrocarburos, que mejorará los ingresos externos de los países exportadores como Colombia.

Debido a este último elemento, el peso gana más terreno que algunos de sus pares en América Latina. Y aunque la volatilidad siempre estará presente, se puede decir que la tempestad duró poco y que, una vez terminó, regreso la calma al mercado cambiario.

Ricardo Ávila Pinto
ricavi@portafolio.co

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado