Ricardo Ávila
Retrospectiva

Dos realidades distintas

Ojalá el Dane convoque a los académicos con el fin de profundizar y entender lo que está sucediendo en materia de desempleo.

Ricardo Ávila
Exdirector de Portafolio
POR:
Ricardo Ávila
agosto 30 de 2019
2019-08-30 07:14 p.m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

Que la realidad del mercado laboral es uno de los grandes dolores de cabeza de la política económica, es algo que volvió a comprobarse durante la semana que termina.

Según lo reportó el Dane, el índice de desocupación a nivel nacional se ubicó en 10,7 por ciento en julio pasado, un punto más que en igual periodo del 2018. La tasa no solo es la más alta de los últimos seis años, sino que confirma que la época de mantener dicho indicador en niveles de un dígito forma parte del recuerdo.

Como ha sido la constante en mediciones recientes, hay evoluciones que no pasan desapercibidas para los expertos. Por ejemplo, durante años lo usual era que el desempleo en las 13 ciudades y áreas metropolitanas más grandes superaba el promedio del país. Sin embargo, en esta ocasión sucedió lo contrario pues en las grandes capitales el guarismo llegó a 10,3 por ciento.

Lo anterior sugiere que hay dos realidades muy distintas y casi contradictorias. De un lado, está la de las zonas rurales y las pequeñas poblaciones en donde se estarían destruyendo puestos de trabajo, debido a las actividades agrícolas y la construcción. Del otro, el parte de los principales centros urbanos es mucho menos alarmante, pues la población ocupada muestra tendencia al alza.

En ambos casos salta a la vista que la cantidad de inactivos aumenta de manera significativa, lo cual puede obedecer a que no hay vacantes y, por lo tanto, mucha gente se cansó de buscar. De lo contrario, el desempleo sería más alto. No obstante, la informalidad descendió a pesar de la debilidad de la demanda laboral.

Por otra parte, la presencia de la migración venezolana sigue sin cambiar de manera radical el panorama que entregan las estadísticas oficiales. El lío central es que las plazas ocupadas son, en términos generales, las mismas de dos años atrás, sin desconocer que hay actividades más dinámicas que otras.

Debido a ello, es válido el llamado de los analistas para que se miren los datos con lupa. Ojalá el Dane acepte esa sugerencia y convoque a los académicos con el fin de profundizar y entender lo que está sucediendo.

Ricardo Ávila Pinto 
ricavi@portafolio.co
​@ravilapinto

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes