Ricardo Ávila
brújula

El efecto iraní

Washington aplicará con toda la fuerza posible las sanciones comerciales en contra de Irán, a partir del próximo dos de mayo.

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
POR:
Ricardo Ávila
abril 22 de 2019
2019-04-22 07:06 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

El salto de más del 3 por ciento que experimentaron este lunes las cotizaciones del petróleo en los mercados internacionales, volvió a confirmar que en el negocio de los hidrocarburos hay múltiples factores en juego. En la presente ocasión, el crudo de la calidad Brent se ubicó arriba de los 74 dólares el barril, por cuenta del anuncio hecho por el secretario de Estado de Donald Trump, Mike Pompeo.

De acuerdo con el funcionario, Washington aplicará con toda la fuerza posible las sanciones comerciales en contra de Irán, a partir del próximo dos de mayo. Eso quiere decir que las exportaciones de crudo de un país que es responsable de cerca del 1 por ciento de la oferta global, caerán radicalmente.

Y es que grandes compradores del petróleo iraní, como China, India, Corea del Sur, Japón y Turquía, contaban con permisos especiales del Tío Sam para no exponerse a castigos. Sin embargo, la Casa Blanca decidió apretarle las tuercas a la república islámica, como parte de la política de línea dura que marca sus decisiones respecto al Medio Oriente.

Aunque seguramente el régimen persa logrará vender algo a través de canales informales, los expertos piensan que casi la totalidad del millón de barriles diarios que llegaban a los consumidores de primer orden, desaparecerá. En principio, Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos suplirán el faltante, pero no es claro si eso calmará las aguas.

A fin de cuentas, ya había una situación de estrechez atribuible a Libia y a Venezuela. Si bien el bombeo estadounidense mantiene su ritmo ascendente, el equilibrio entre suministros y demanda es muy precario. Debido a ello, cualquier sorpresa se expresa en un petróleo más caro que un año atrás.

Dicha circunstancia le ayuda a las naciones productoras como Colombia. Aunque aún no se puede hablar de nada parecido a una bonanza, tanto las finanzas de Ecopetrol como los ingresos públicos se verán beneficiados. Todo por cuenta de los vericuetos de la geopolítica, que deja ganadores y perdedores.

Ricardo Ávila Pinto 
ricavi@portafolio.co
@ravilapinto

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado