Ricardo Ávila
Retrospectiva

Junio acabó bien

Después de un arranque tormentoso en enero y un mayo para olvidar, múltiples índices bursátiles retomaron la senda de las alzas.

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
POR:
Ricardo Ávila
junio 28 de 2019
2019-06-28 08:52 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

Mientras junio llegaba a su fin, quienes le toman el pulso a los mercados internacionales volvían a recitar aquel adagio según el cual un buen final es mejor que un mal comienzo. Después de un arranque tormentoso en enero y un mayo para olvidar, múltiples índices bursátiles retomaron la senda de las alzas.

Ese fue el caso de S&P 500 que mide el comportamiento de las acciones en Wall Street. Durante el mes que termina, el indicador mostró un avance del 6,9 por ciento. En lo que va del año el progreso asciende a 17,3 por ciento, algo que sin duda debe tener felices a los inversionistas que le apostaron a la renta variable. Y ese sentimiento es compartido tanto en Europa como en Asia.

Curiosamente, la ola actual se apoya más en expectativas que realidades. Debido al enfrentamiento comercial que sostienen Estados Unidos y China, el Banco de la Reserva Federal en Washington ha dado señales de que podría recortar su tasa de interés, algo que va en contravía de la senda trazada en diciembre pasado. Aunque poco ortodoxa, esa eventual determinación se apoya en el espacio que da una inflación que apenas va en el 1,6 por ciento anual, en el caso norteamericano.

Por otra parte, y aunque suene contradictorio, siguen vivas las esperanzas de que Donald Trump y Xi Jinping opten por una solución negociada al contencioso que los aparta. Debido a ello, el viernes de la semana que termina los ojos de los especialistas estaban concentrados en Osaka, lugar de la cita de los dos poderosos.

En cualquiera de ambos escenarios, se puede hablar de desenlaces rescatables. Si baja el costo del dinero, las acciones mantendrán su atractivo pues las rentabilidades que prometen los bonos vienen disminuyendo. Y si la guerra comercial acaba en un armisticio, se alejará la nube que más oscurece las perspectivas económicas del planeta.

En el entretanto, los países emergentes sienten algo más de holgura. Así lo muestra la tasa de cambio en Colombia que ahora bordea los 3.200 pesos por dólares. Lo que todavía está por verse es si ese nivel será sostenible en los días que vienen.

Ricardo Ávila Pinto 
ricavi@portafolio.co
@ravilapinto 

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado