Ricardo Ávila
Brújula

La nota es pesimista

Las calificaciones individuales dan para pensar que no todo en Colombia es tan grave como parece.

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
POR:
Ricardo Ávila
octubre 25 de 2018
2018-10-25 08:04 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

Que el negativismo es la norma entre los colombianos, fue comprobado este jueves por la más reciente entrega del Gallup Poll. De acuerdo con el sondeo, 60 por ciento de los habitantes de las cinco principales ciudades consideran que las cosas en el país están empeorando, mientras 24 por ciento creen lo contrario. Dicho guarismo es similar al de agosto y responde a percepciones duras en varias áreas.

Un análisis desprevenido muestra que las personas son más críticas en lo relacionado con la economía y la tranquilidad. Aparte de que desempleo y costo de vida resultaron con una nota bien ácida, tampoco le fue bien a lacras como inseguridad y guerrilla. El salto más notorio en términos negativos se vio en el capítulo de educación, explicado por los movimientos estudiantiles de días recientes.

En contraste, la opinión sobre el flagelo de la corrupción es menos dura ahora, así sea uno de los grandes problemas nacionales. La preocupación sobre el narcotráfico, que había venido subiendo, volvió a bajar. A su vez, Bogotá se consolida como el epicentro del pesimismo en Colombia, pues 73 por ciento de los capitalinos afirman que la realidad en la urbe empeora.

A pesar del complejo clima de opinión, al presidente Iván Duque no le fue mal en el sondeo. Su calificación positiva subió a 47 por ciento –siete puntos más que en agosto–, mientras que la negativa aumentó cuatro puntos, quedando en 41 por ciento. Es evidente que su luna de miel da lugar a poco entusiasmo, pero no termina todavía. Dicho desempeño es muy distinto al de Álvaro Uribe quien registró los peores números en dos décadas.

Entre las apreciaciones que generan alguna esperanza sobre lo que pasa en el país, hay que destacar que la proporción de aquellos que se consideran satisfechos con su estándar de vida subió hasta el 60 por ciento. Más allá de que la percepción con respecto a la economía se oscurezca, las calificaciones individuales dan para pensar que no todo en Colombia es tan grave como parece.

ricavi@portafolio.co
@ravilapinto 

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado