Ricardo Ávila
brújula

La revolución empieza en casa

La inauguración del centro para la cuarta revolución industrial que tendrá lugar en Medellín, es un evento que merece ser destacado.

Ricardo Ávila
Exdirector de Portafolio
POR:
Ricardo Ávila
abril 29 de 2019
2019-04-29 08:18 p.m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

La trascendencia no depende de la cuantía, al menos en este caso. A fin de cuentas, una inversión que oscilaría entre uno y dos millones de dólares por año es relativamente menor en el contexto de la economía colombiana o en el de la región que la acoge. Sin embargo, la inauguración del centro para la cuarta revolución industrial que tendrá lugar en Medellín, es un evento que merece ser destacado.

El motivo es que en un país en el cual lo urgente no deja espacio para la importante, resulta clave contar con una institución que se encargará de mirar más allá de la coyuntura. Y observar en perspectiva las oportunidades que trae el vertiginoso cambio de la tecnología puede describirse como fundamental.

Lo anterior no desconoce que el centro en cuestión tendrá cobertura para América Latina. En tal sentido, sería equivocado pensar que se trata de una institución encargada de responder a prioridades nacionales o de diseñar políticas a la medida.

Aun así, el valor de alojar a decenas de profesionales de distintos orígenes que dictarán cursos, realizarán estudios y se encontrarán en contacto permanente con sus colegas ubicados a lo largo y ancho del globo –existen otros ocho esquemas similares– es inigualable. La sola presencia en las instalaciones de la Ruta N derivará en una transferencia de conocimiento que en ocasiones sucederá de manera formal y en otra informal.

Las autoridades han señalado que las áreas temáticas en que se concentrará el nuevo ente serán inteligencia artificial, internet de las cosas (IoT) y blockchain. Es de imaginar que con el paso del tiempo el menú será más amplio y responderá a lo que planteen sus usuarios, de los sectores público y privado.

Y es que las empresas deberían ser las mayores usuarias del centro. Así un primer objetivo sea mirar la regulación, el campo para trabajar es infinito y dependerá de lo que digan los usuarios. Tras haber conseguido la sede, el reto es comenzar a operar cuanto antes y mostrar que la revolución empieza por casa.

ricavi@portafolio.co
@ravilapinto

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes