Ricardo Ávila
Brújula

Lo que va del bruto al neto 

Según cálculos, la ley de financiamiento permitirá conseguir más fondos en el 2019, pero a partir del 2020 se irá más de lo comido por lo servido.

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
POR:
Ricardo Ávila
enero 10 de 2019
2019-01-10 08:11 p.m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

A primera vista, no hay sino motivos de congratulación por cuenta del desempeño de los recaudos de impuestos durante el 2018. Tal como lo reportó un boletín de la Dian ayer, los ingresos brutos del fisco ascendieron a 144,4 billones de pesos el año pasado, cifra que constituye un nuevo máximo histórico. A fin de cuentas el incremento asciende al 6 por ciento, dos veces la inflación del periodo.

La plana se logró enmendar en el último trimestre, gracias a un salto del 22 por ciento, después de que en los primeros nueve meses el incremento fuera de apenas 1,7 por ciento. Tanto los capítulos de IVA como de renta mostraron mayor dinámica de la esperada, dándole un empujón a las finanzas estatales.

Sin embargo, a pesar de que la meta se cumplió en 101,8 por ciento de lo presupuestado, no faltaron quienes se preguntaron por qué acabó siendo necesario hacer un tijeretazo de tres billones en los gastos del sector central a finales de diciembre. La respuesta es que así como la cifra global subió, también lo hizo el pago con papeles, a través de títulos de devolución de impuestos, conocidos como Tidis.

Debido a ello, el aumento neto acabó siendo mucho menor en casi diez billones de pesos. Según los especialistas, el esfuerzo tributario del país -medido como recaudos sobre Producto Interno Bruto- habría disminuido, con lo cual estamos dando marcha atrás. Puesto de otra manera, el país está pagando muchos menos impuestos que antes.

Ese parte es inquietante con miras a lo que viene. Según los cálculos disponibles, la ley de financiamiento aprobada por el Congreso en diciembre permitirá conseguir más fondos en el 2019, pero a partir del 2020 se irá más de lo comido por lo servido.

Y aunque en la ecuación que comienza a ser efectiva ahora entran a operar nuevas variables -como un nuevo programa de normalización de activos- es válido plantear la duda. Estas consisten en que las metas no se consigan con lo cual se volvería obligatorio otro apretón del cinturón.

ricavi@portafolio.co
@ravilapinto

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado