Ricardo Ávila

Mejor saber la verdad

El crecimiento de los últimos años en turismo es muy sólido, así las tasas sean menores de lo que nos habían dicho.

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
POR:
Ricardo Ávila
enero 13 de 2019
2019-01-13 03:48 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

Un encomiable esfuerzo para saber en qué estamos. Así vale la pena describir lo hecho por el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo con el objetivo de mejorar la metodología oficial para medir las cifras de visitantes extranjeros a Colombia. En lugar de poner el énfasis en presentar números más grandes, el objetivo es depurar la información.

Y es que si bien salta a la vista que cada vez llega más gente de afuera con el propósito de conocer las riquezas naturales y culturales del país, de un tiempo para acá los datos se habían salido de madre. El motivo fue el salto en la migración venezolana que disparó las estadísticas. En el 2011, por ejemplo, entraron por las fronteras terrestres 99.888 individuos y para 2017 el guarismo fue más de 2,1 millones.

Sugerir que esa explosión era el resultado de las políticas de promoción gubernamental era una equivocación garrafal. Debido a ello, se hizo una depuración de los registros que da como resultado una foto más clara. En consecuencia, en lugar de los 6,5 millones de personas del 2017 ahora se va a hablar de algo menos de 4 millones. Y para el 2018 el cálculo preliminar es de 4,38 millones, que representa un incremento del 10,4 por ciento.

Dicha evolución es muy saludable pues duplica el promedio mundial. La cifra sale de sumar a quienes entran por avión, a los colombianos no residentes que vienen a ver a sus familias y a los pasajeros de los cruceros. Para los puristas, este último grupo no es equivalente, pues apenas desembarca unas horas.

Sea como sea, cada categoría avanza bien. En el caso concreto de los que llegan con pasaporte foráneo, el estimativo de 3,15 millones del año pasado, más que duplica el millón y medio del 2011. Eso confirma que somos un destino cada vez más apetecido, a pesar de que ocupamos el puesto décimo en el hemisferio. Es de imaginar que semejante dinámica dará lugar a más conexiones aéreas y mayores inversiones en hoteles e infraestructura.

Pero por ahora, lo que importa es saber la verdad. Y esta revela que el crecimiento de los últimos años es muy sólido, así las tasas sean menores de lo que nos habían dicho.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado