Ricardo Ávila
brújula

Otro máximo histórico

No hay duda de que Colombia puede alegar que es un lugar más sólido que otros.

Ricardo Ávila
Exdirector de Portafolio
POR:
Ricardo Ávila
agosto 28 de 2019
2019-08-28 10:00 p.m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

El de ayer fue un día agitado en el tema cambiario. En medio de señales contradictorias provenientes de afuera, el mercado de divisas llegó a casi 3.493 pesos por dólar, con lo cual la tasa representativa alcanzó un nuevo récord. Para hoy, las negociaciones arrancan en cerca de 3.478 pesos, unos 19 pesos más que en la marca precedente.

La concreción de otro máximo histórico puede sonar sorpresiva a la luz de lo ocurrido en otras instancias. Por ejemplo, el barril de petróleo -que representa el 40 por ciento del valor de las exportaciones- logró superar el nivel simbólico de 60 dólares, en el caso de la variedad Brent. De haber operado la lógica de unos meses atrás, la divisa habría bajado.

Sin embargo, el nerviosismo de los inversionistas sigue siendo la norma y no la excepción. Aunque Donald Trump ha sido más discreto en sus declaraciones y la reciente cumbre de líderes de los países que integran el Grupo de los Siete podría describirse como cordial, los desafíos son los mismos. Hay una guerra comercial en marcha, que seguramente le pasará su cuenta de cobro al planeta.

Ante esa perspectiva, la actitud de los dueños del dinero es buscar refugios seguros. Ello se expresa en una salida de capitales de las economías emergentes, la cual conlleva una reducción en el rendimiento de los bonos emitidos por Suecia, Suiza, Alemania o Estados Unidos, entre otros.

No hay duda de que Colombia puede alegar que es un lugar más sólido que otros. A fin de cuentas, el crecimiento observado del primer semestre estuvo por encima del tres por ciento, un guarismo que es seis veces superior al promedio de América Latina.

El problema es que en las circunstancias actuales se tiende a magnificar los defectos y minimizar lo positivo. Por tal razón, los observadores se fijan más en el déficit de las cuentas externas que en la solidez de otras cifras. Y mientras el viento no cambie de dirección, el nerviosismo estará a la orden del día, algo que puede llevar al dólar a nuevas marcas.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado