Ricardo Ávila
Brújula

Por debajo de la tierra

"Para comenzar, porque confirma que domar la agreste geografía colombiana es posible".

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
POR:
Ricardo Ávila
agosto 15 de 2019
2019-08-15 10:00 p.m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

La imagen del Jeep amarillo que ayer transportó al Presidente de la República y al Gobernador de Antioquia a lo largo de los más de ocho kilómetros del túnel de Oriente, resumió la entrada en operación de una de las obras que simbolizan el avance de la infraestructura en el país. El emprendimiento, que permitirá que el desplazamiento de los viajeros que van hacia o desde el aeropuerto de Rionegro al valle de Aburrá pase de 45 a menos de 20 minutos, es un salto importante.

Para comenzar, porque confirma que domar la agreste geografía colombiana es posible. Y que una de las formas de hacerlo consiste en horadar las montañas con el fin de disminuir el tiempo que toma ir de un lugar a otro.

No menos importante es que la voluntad de las autoridades lleva a hacer cumplir presupuestos y cronogramas. Tras un complejo arranque, la parte final de la construcción se hizo dentro de lo programado. El resultado es la vía subterránea más larga de América Latina, cuya longitud eventualmente será superada por el túnel de la Línea.

La diferencia es que este último ha tenido un tránsito accidentado. Aunque las cuentas finales quedan pendientes, todo apunta a que el proyecto acabe costando cerca de seis veces la suma original. La respuesta definitiva se tendrá a finales del próximo año cuando el paso por la cordillera debería quedar concluido, al cabo de incontables tropiezos.

Y si bien es verdad que la geología no es la misma en diferentes ramales de la cordillera de Los Andes, vale la pena mirar las cifras con el fin de tener un punto de comparación frente otros esfuerzos similares. El motivo es que no debería existir una dispersión tan amplia entre lo que vale perforar una parte de la montaña en un lugar o en otro.

Si ese ejercicio de análisis se hace bien, será posible definir parámetros para futuras labores. No hay duda de que mejorar la infraestructura exige más túneles. Sin embargo, ello exige más referentes para no dar palos de ciego, si queremos andar por debajo de la tierra.

ricavi@portafolio.co
@ravilapinto

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado