Ricardo Ávila
Brújula

Preocupante retroceso

Tal parece que volveremos a pasar de los 12.000 homicidios en el 2018, con lo cual daríamos marcha atrás hasta acercarnos a guarismos del 2014.

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
POR:
Ricardo Ávila
noviembre 12 de 2018
2018-11-12 05:00 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

En otras sociedades el tema habría pasado a encabezar la agenda del debate público. Sin embargo, tal parece que en Colombia las estadísticas que atañen a la violencia siguen relegadas a un segundo plano.

No de otra manera se puede interpretar la relativa indiferencia con la cual fue recibida la noticia entregada días atrás por Medicina Global, según la cual el número de homicidios entre enero y octubre tuvo un aumento de 8,4 por ciento, con respecto a igual periodo del 2017. A menos que en noviembre y diciembre ocurra algo inesperado, todo apunta a un retroceso que rompería la dinámica de bajas observadas a lo largo de esta década.

Según el informe Forensis, en el 2010 el número de casos de personas que matan a otro ser humano –que es lo que dice el Código Penal– llegó a 17.459. En los periodos siguientes bajó de forma contundente, alcanzando un valor de 11.373 decesos el año pasado.

Como consecuencia, la tasa de homicidios por cada 100.000 habitantes se redujo de 38,4 a 23,1. Aunque no faltará quien señale que esa proporción se hizo con base en las proyecciones del Censo del 2005, si se hace la corrección con los datos de población revelados recientemente por el Dane, esta sube a cerca de 25. Aun así, seguiríamos por debajo de Venezuela, El Salvador, Honduras, Jamaica, Brasil y Guatemala, que son los peores del hemisferio en la materia.

No obstante, tal parece que volveremos a pasar de los 12.000 homicidios en el 2018, con lo cual daríamos marcha atrás hasta acercarnos a guarismos parecidos a los del 2014. Si a lo anterior se agrega que el retroceso sucedería después de la entrega de armas por parte de las Farc, es necesario hacer sonar la alarma sobre el comportamiento del crimen.

Seguramente, los especialistas podrán explicar lo sucedido con un flagelo que afecta a la economía. Hipótesis como el aumento en el área de cultivos ilícitos o la irrupción del microtráfico en poblaciones de todos los tamaños, son válidas. Pero sea cual sea la razón, el deterioro observado es muy grave y merece una discusión más amplia y más profunda.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado