Ricardo Ávila
Brújula

Renuncia de alto costo 

En momentos de turbulencia mundial y amenazas proteccionistas, eso es algo que no le servirá a la segunda economía más grande América Latina.

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
POR:
Ricardo Ávila
julio 09 de 2019
2019-07-09 09:50 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

Usualmente la salida de un funcionario de alto nivel en cualquier gobierno da para titulares destacados, pero no mucho más. Sin embargo, las cosas son a otro precio cuando la renuncia del caso compromete la credibilidad en las políticas adoptadas por una determinada administración.

Eso es lo que viene de suceder en México, en dónde el secretario de Hacienda, Carlos Urzúa, dimitió ayer tras algo más de siete meses en el despacho. Si bien la carta que dirigió al presidente Andrés Manuel López Obrador apenas tiene una página de extensión, eso no fue óbice para incluir varios dardos que sacudieron a los mercados, pues el peso llegó a perder cerca de un dos por ciento de su valor con respecto al dólar, recortando algo de terreno al final de la sesión.

La razón de fondo es que el titular de las finanzas públicas era visto por los observadores como una garantía de manejo responsable. Más allá de las promesas populistas hechas por el mandatario, en su momento los observadores saludaron la presentación de un presupuesto ajustado a la realidad fiscal y la presencia de alguien considerado como un profesional serio.

Sin embargo, es evidente que había tensiones profundas en el Ejecutivo. En su misiva Urzúa señaló que sus convicciones sobre el manejo ortodoxo de la política económica “no encontraron eco”. Igualmente dijo que le resultaba inaceptable la “imposición” de funcionarios sin conocimientos técnicos.

Y aunque Amlo se apresuró a designar al número dos de la secretaría de Hacienda como nuevo titular de la cartera dando una impresión de continuidad, el signo de interrogación que se abre es enorme. Para comenzar hay un problema de credibilidad que sin duda impactará el ánimo de los inversionistas.

La posibilidad de que las cosas se hagan de manera distinta puede afectar los flujos de capitales o el ánimo de emprender nuevos proyectos por parte de los empresarios. En momentos de turbulencia mundial y amenazas proteccionistas, eso es algo que no le servirá a la segunda economía más grande América Latina.

ricavi@portafolio.co
@ravilapinto 

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado