Ricardo Ávila
retrospectiva

Riesgos en aumento

Lo que comenzó como un cese de actividades restringido al departamento del Cauca, podría convertirse en un movimiento de mayores proporciones.

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
POR:
Ricardo Ávila
marzo 29 de 2019
2019-03-29 08:15 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

Un gran signo de interrogación fue el que se abrió al término de la semana que termina, ante la posibilidad de que las protestas indígenas se extiendan a otros lugares del territorio nacional. Lo que comenzó como un cese de actividades restringido al departamento del Cauca, podría convertirse en un movimiento de mayores proporciones si más comunidades se suman a los bloqueos que empezaron a comienzos de marzo.

Lejos de flexibilizarse, los líderes de la minga dan la impresión de no ceder en sus posiciones, inviables desde el punto de vista presupuestal. A pesar de que en el Plan de Desarrollo de la administración Duque hay 10 billones de pesos para el cuatrienio, las aspiraciones son más grandes.

En consecuencia, el Gobierno no tiene muchas opciones diferentes a las de mantener abiertas las puertas del diálogo y tratar de mitigar el efecto del corte de vías en el sur del país. Si bien hay posibilidades para los vehículos pequeños de llegar a capitales como Popayán a través de carreteras secundarias, hay daños que son irreparables y generan inquietud.

Para comenzar, el flujo de carga se ha visto seriamente afectado, lo cual impacta negativamente a los productores de bienes perecederos o a quienes se comprometieron con entregar despachos a tiempo. En la medida en que pasan los días y las interrupciones no cesan, sube el número de damnificados, como es el caso del ramo lechero.

Si la situación irregular se prolonga, la economía empezaría a acusar el golpe. Aparte de las ventas que se perdieron, está la eventualidad de que los precios de ciertos alimentos suban, como es el caso de la papa que proviene de Nariño.

Debido a ello, el mayor riesgo es que el contagio se extienda a otros puntos de la geografía. Las amenazas sobre el puerto de Buenaventura son grandes, mientras que en la Costa Atlántica o los santanderes se forman las nubes de tormenta. Ello exige que los sistemas de monitoría de las autoridades detecten de manera temprana los intentos de alterar la vida cotidiana, mientras se logra llegar a una solución de consenso, ojalá más temprano que tarde.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado